Así era Alfa con pelo largo y un bigote

Walter Santiago, conocido con el apodo de Alfa por su amor por los autos y por la marca Alfa Romero, es de los participantes de Gran Hermano que empezó con el pie izquierdo el reality. Su forma de ser chocó con la de muchos jóvenes en la casa, pero con los días algunas cosas cambiaron.

El hombre de 60 años es el participante más grande de la competencia, por lo que hay ciertos códigos y formas de pensar y de actuar que muchos de sus compañeros no toleran, como el caso de Juan, La Tora, Daniela, Julieta y Coti, con quienes ha tenido roces en el programa.

Santiago es de Tigre, está divorciado e ingresó al reality sin pareja. Alfa contó en la casa que le gusta la “buena vida”, los autos de lujo, viajar seguido a Miami ya que vivió allí durante trece años: se fue en 2001 y regresó en 2013.

Su trabajo previo a ingresar a la casa consistía en comprar, vender y reparar autos de colección, una de sus grandes pasiones. También le gusta mucho estar cerca de los famosos: en sus redes tiene fotos con Carlitos Balá, Ricardo Fort, Juana Viale, Esmeralda Mitre, el Mago sin dientes, El Teto Medina, Piero, Menem, Zulemita Menem, Georgina Barbarossa y Soledad Aquino, entre otros.

Tras su ingreso al reality, despertó curiosidad sobre cómo era antes, en su juventud y en su Instagram, donde ya lo siguen más de 45 mil personas, tiene fotos de su infancia y adolescencia donde se lo ve muy diferente.

La aparición de Alfa en Gran Hermano no es la primera que hace en televisión. En 2014, Walter Santiago intentó ingresar a Masterchef Celebrity, otro de los realities más famosos de Telefe.

Pero en esa oportunidad, no lo dejaron entrar porque el plato que preparó para sorprender a los chef tenía un pelo. El reconocido jurado no lo vio apto para ingresar al programa de cocina, algo que ama hacer y de lo que se hace cargo en la casa de GH. Además, también estuvo como invitado en el programa “El Garage” de Canal 13, un clásico para todos los amantes de los autos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico