Buscan a dos sujetos que asaltaron almacén en Caleta

Caleta Olivia (agencia)

Personal policial de la División Delitos Complejos (DDI) se encuentra observando detenidamente los videos registrados por las cámara de seguridad de un almacén del barrio Rotary 23 de esta ciudad que en los últimos minutos del lunes fue asaltado a mano armada por dos encapuchados, los cuales escaparon llevándose una suma de aproximadamente 50 mil pesos.

El hecho delictivo se registró alrededor de las 23.50 en el comercio denominado “Súper Feria Santa Cruz”, ubicado en la avenida Tierra de Fuego 2.043, frente a la Escuela Primaria N° 82, y las víctimas fueron amenazadas de muerte, tratándose de integrantes de la comunidad boliviana: Mario Cardozo Medina (30) y su esposa María (28), quienes se encontraban junto a Oscar Cardozo Medina (27), hermano del mencionado en primer término.

La mujer relató que ellos acostumbran a cerrar tarde y en esos momentos estaban ingresando bolsas de papas que dejan en la vereda para exhibición y venta, cuando repentinamente aparecieron dos individuos cubriendo sus cabezas y rostros con capuchas y bufandas.

Ambos los apuntaron con armas de fuego, que serían una pistola de grueso calibre y un revólver, obligándolos a entrar el salón de ventas donde les profirieron insultos y les exigieron que les entregaran la recaudación bajo amenazas de muerte.

Como en la caja registradora ya se había retirado el dinero, Oscar les dijo que tenía la plata en su casa que está ubicada en los fondos del comercio, por lo cual fue seguido por uno de los delincuentes, en tanto que el otro se quedó a vigilar a la mujer y al cuñado de ésta.

Como todo el dinero estaba en un solo cajón de la vivienda, los desconocidos se hicieron de 50 mil pesos, según la denuncia que se radicó ante la comisaría de esa jurisdicción, la Seccional Quinta.

Fueron menos de diez minutos que se hicieron interminables y los asaltantes escaparon a pie perdiéndose entre las calles escasamente iluminadas, a pesar de que los dueños del comercio intentaron seguirlos para ver si se iban en algún vehículo que pudieran identificar.

Minutos después, tras darse el alerta, llegó un patrullero de la Comisaria Quinta y otros del Comando Radioeléctrico que patrullaron la zona en busca de sospechosos, con resultados negativos.

Las fisonomías y movimientos de los delincuentes quedaron registrados en cuatro cámaras de video ubicadas en el acceso al comercio y en el salón de ventas, por lo cual los investigadores del caso procuraban identificarlos y lograr detenerlos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico