Cañadón Seco recuperó una de las viviendas usurpadas

La presión social y el devenir de las acciones judiciales motivaron que a mediados de esta semana una mujer se viera forzada a retirarse de una de las dos viviendas que hace cuatro meses fueran usurpadas y que forman parte del plan habitacional que ejecuta con fondos propios la Comisión de Fomento de Cañadón Seco.

La comuna de Cañadón Seco recuperó formalmente la vivienda este jueves y se realizó una inspección ocular de la que tomó parte el presidente de la misma, Jorge Soloaga, el director de Obras y coordinador del gabinete, ingeniero Carlos Lisoni y otros funcionarios. Constataron que las instalaciones no habían sufrido daños y no había faltantes de artefactos.

La empresa particular que finalizó la construcción de cuatro unidades hizo la entrega de obras el 4 de noviembre de 2020 y al día siguiente, dos de ellas fueron usurpadas por igual número de mujeres, quienes se instalaron con sus hijos menores de edad, avaladas por otras personas, coincidentemente cuando arreciaba una campaña de desprestigio hacia el presidente de la Comisión de Fomento.

Finalmente, una de ellas, Ana Barrionuevo, decidió deponer su actitud y comunicarla a un funcionario de la Comisión, retirando algunos muebles propios y otros elementos. Se pudo saber que se habría alejado de la zona y viajado a Trelew.

En tanto, las autoridades comunales esperan ahora que la otra mujer que continúa ocupando ilegalmente la otra casa, Betina Britos, también se retire por voluntad propia.

NUNCA SE LES QUITO LA AYUDA SOCIAL

Respecto al primero de los casos, Jorge Soloaga estimó que fueron tanto la presión social como la institucional los motivos que hicieron que Ana Barrionuevo se fuera de la vivienda, a lo que se sumó principalmente el hecho que sobre sus espaldas había una acción penal judicial por la denuncia de usurpación sobre un bien estatal.

Por otro lado consideró conveniente aclarar que a pesar de esta situación la Comisión de Fomento nunca dejo de brindar asistencia a social e incluso ayuda económica a las mujeres de referencia que era algo que venía haciendo desde antes de la usurpación “porque siempre entendimos que los menores en riesgo son portadores de derechos, aún bajo las circunstancias a las que fueron sometidos por mayores”.

Finalmente reconoció que en la vivienda desocupada no se observaron signos de vandalismo y entendía que si bien ello puede significar un atenuante en causa penal planteada, el proceso tendrá continuidad y en el mismo también están implicadas otras personas que alentaron las usurpaciones, las cuales pertenecen a dos sectores políticos opositores a la actual gestión comunal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico