Chilecito busca ser el centro del turismo en La Rioja

El Cablecarril, una obra única en el mundo y declarada Monumento Histórico Nacional, se extiende 35 kilómetros hasta la mina La Mejicana, a unos 5.000 metros sobre el nivel del mar.

La pavimentación de la Cuesta de Miranda y la puesta en valor del Cablecarril más largo y alto del mundo como identidad de Chilecito marcaron un antes y un después para el turismo en esta ciudad, la segunda en importancia de La Rioja, con un clima distinto al resto de la provincia y una ubicación estratégica para las conexiones terrestres.
Sobre la Ruta 40, la Cuesta de Miranda, con sus 400 curvas en 12 kilómetros en los que sube 1.500 metros era un atractivo turístico, pero no permitía el paso de ómnibus ni camiones de gran porte, hasta que en 2015 fue pavimentada y renovada, dando a Chilecito una ágil conexión con el resto de la provincia.
El Cablecarril, una obra única en el mundo y declarada Monumento Histórico Nacional, se extiende 35 kilómetros hasta la mina La Mejicana, a unos 5.000 metros sobre el nivel del mar (msnm); estaba en desuso y fue puesto en valor, con sus estaciones más bajas convertidas en refugio de montaña y museo.
“La propuesta fuerte nuestra es el turismo aventura con senderismo en el Cablecarril todo el año, pero vamos a declarar la temporada de montaña, con sus refugios, de noviembre a marzo”, dijo a Télam el secretario de Turismo y Cultura de Chilecito, Mario Andrada.
El funcionario mencionó “el caso exitoso de la primera etapa del Cablecarril, con la puesta al servicio de las primeras estaciones”, y añadió que “fue cuando dijimos que la identidad de Chilecito para 2017 va a ser la Ruta 40, el Torrontés y el Cablecarril”.
De las nueve estaciones del Cablecarril, “dos están en la ciudad y las demás en la montaña; de la 1 a la 6 lo podemos hacer caminando fácilmente; las otras también, pero ya hay un grado técnico un poquito más exigente”, aclaró.
Chilecito está a 1.000 msnm, la estación 2 a 2.500, la 3 a 2.890, y la 4 a casi 3.100 msnm, donde no hay gran dificultad para el trekking, por lo que la idea, explicó, “es que la gente camine, duerma y desde allí pueda ir por los senderos y el bosque hasta un túnel de la época de la explotación minera”, que tuvo lugar en la primera mitad del siglo pasado.
El titular de Turismo y Cultura indicó que “cuando hablamos de Ruta 40 hablamos de la Cuesta de Miranda, que era un producto que teníamos que hacer saber que estaba pavimentado y que era importante para que vengan los turistas”.
“Entonces, al generar nosotros esa identidad, de ahí trabajamos con el Cablecarril, que para nosotros va a ser el producto turístico de Chilecito. Es único, es Monumento Histórico Nacional, funciona su museo y además tiene todo el acercamiento hacia la montaña”, remarcó.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico