Con botellas, ladrillos y hasta un pitbull agredieron a policías en el San Cayetano

Los atacantes que consumían bebidas alcohólicas, se negaron a identificarse. Efectivos policiales de la comisaría Sexta resultaron heridos y uno de ellos fue atacado por un pitbull. Entre los detenidos está Pablo "Bizcocho" Barrientos, condenado por el robo agravado en el que fue asesinado el efectivo policial Nelson Godoy en el 2012.

Un móvil policial de la Seccional Sexta, realizaba un patrullaje preventivo alrededor de las 22:40 horas sobre calle Uno y Ricardo Balbin cuando observaron a dos sujetos y una mujer que consumían bebidas alcohólicas en la vía pública.

Al intentar identificarlos, comenzaron las agresiones verbales hacia los efectivos, y a los pocos minutos los agresores empezaron a arrojarles botellas, ladrillos y todo lo que tenían al alcance.

Como consecuencia, uno de los oficiales resultó seriamente lesionado con heridas en diversas partes del cuerpo. Otro de los uniformados en pleno persecución fue atacado por un perro pitbull, pero ambos se recuperaban hoy de sus heridas, informaron fuentes policiales a El Patagónico.

Con el apoyo de otras dependencias policiales lograron detener a los dos hombres y la mujer. Se trataba de Pablo "Bizcocho" Barrientos, condenado por el robo agravado en el que fue asesinado el efectivo policial Nelson Godoy en el 2012. Los otros dos fueron identificado como Mariana Delgado (24) y Rubén Delgado (26), hermanos.

Horas antes del ataque a la Policía, Mariana Delgado (24) había ido hasta la casa de un familiar y le destrozó todos los vidrios de la vivienda.

Los tres fueron detenidos y alojados en la Seccional Sexta por atentado, resistencia, lesiones y daños.

Tal como lo informó este mismo medio, el pasado 18 de agosto, Pablo Barrientos, condenado en un juicio abreviado a cuatro años y nueve meses de prisión por "robo agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de partícipe secundario", fue detenido junto a su pareja como sospechoso de un robo de mercadería en un supermercado en el barrio 9 de Julio.

EN LIBERTAD CONDICIONAL

Barrientos se encuentra en libertad condicional con presentaciones semanales ante el Cuerpo de Delegados de Control de la Oficina Judicial. Fue condenado en 2015 en un juicio abreviado a cuatro años y 9 meses de prisión al haber sido declarado penalmente responsable del delito de "robo agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de partícipe secundario" por ese asalto de 2012.

El homicidio de Godoy, quien recibió un disparo en la cabeza, quedó impune al haber sido absuelto por la Cámara Penal el único condenado en primera instancia.

El acuerdo abreviado al que accedió Barrientos fue homologado por el juez penal de Sarmiento, Alejandro Rosales en medio de movilizaciones que realizaron efectivos policiales y familiares para que la Justicia desestimara el juicio abreviado.

Barrientos recién cumplirá su pena en marzo de 2019, pero fue uno de los diez detenidos que resultaron beneficiados con arresto domiciliario el año pasado a partir de un habeas corpus presentado por la Defensa Pública ante las condiciones de detención que padecían presos de la alcaidía policial. En esa oportunidad, debía permanecer en prisión domiciliaria, pero violó esa norma y fue detenido por la policía por lo que se le revocó la medida.

Desde junio último Barrientos se encontraba en libertad condicional. Había sido advertido por la Justicia que no podía cometer nuevos delitos, el pasado 18 de agosto a las 22 fue sorprendido por la Policía de servicio adicional del supermercado "La Anónima" como sospechoso del robo de prendas de vestir, en compañía de su pareja.

Según investiga el fiscal Héctor Iturrioz, Barrientos fue sorprendido a través de las cámaras de seguridad del local cuando realizaba maniobras en el sector de vestimentas. Al pasar por la línea de cajas solo abonó unas tortas y cremas, pero fue sorprendido con dos camperas que no pagó y a las que le habían quitado el sistema de alarmas. La mujer que lo acompañaba también tenía colocada dos prendas de vestir de gimnasia que pertenecían al supermercado, señala la imputación.

Iturrioz, en la audiencia de control de detención, solicitó a la jueza Daniela Arcuri la prisión preventiva de Barrientos ya que se encontraba en libertad condicional, no debía cometer nuevos delitos, y fundamentó que entre los antecedentes procesales, el imputado había permanecido prófugo de la Justicia por un año luego de escaparse de la Seccional Séptima.

Arcuri tras escuchar a las partes, tanto a la Fiscalía como a la Defensa Pública, determinó la libertad de Barrientos y de su pareja Gisel Delgado. El condenado deberá cumplir presentaciones semanales ante el Cuerpo de Delegados de Control tal como lo venía haciendo.

Mientras, la Fiscalía solicitó 15 días para concluir con la investigación preparatoria de este nuevo delito por el que buscará acusar a Barrientos por robo. Si Barrientos nuevamente recibe una condena, la misma puede ser de cumplimiento efectivo y las autoridades judiciales hasta pueden solicitar que se lo declare reincidente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico