Condenan a homeópata por haberle causado la muerte a una joven

La víctima acudió a él para tratar la obesidad. Como parte de las condiciones del acuerdo, no ejercerá la medicina por 5 años.

Mario Pedro Borgarelli, médico y homeópata de Buenos Aires, fue acusado por causarle la muerte a una joven paciente que había iniciado un tratamiento para obesidad. La víctima murió de un infarto que, según la autopsia forense, le generó la medicación recetada por el profesional, la cual está prohibida por la ANMAT.

El homeópata acudía mensualmente a atender a sus pacientes en la región, sin tener matrícula provincial, y enviaba las drogas desde su provincia natal. Esta semana, accedió a un acuerdo de condena en suspenso que contempló una serie de reglas de conducta, entre ellas, la prohibición para ejercer la medicina durante cinco años.

Borgarelli había sido acusado en mayo de este año junto a una mujer que trabajaba junto a él como secretaria, por causarle la muerte a una joven neuquina que había iniciado un tratamiento para tratar su obesidad.

El hombre, que se presentaba como médico homeópata, viajaba regularmente desde Buenos Aires a la capital neuquina para atender pacientes en una vivienda del barrio Gregorio Álvarez, y en ese contexto, comenzó a atender a Tamara Espinoza (30) en 2018.

“El imputado (Borgarelli), sin la solicitud de estudios previos a la paciente, sin contar con la historia clínica de la misma y sólo con la observación de su iris mediante el uso de una lupa y sumado a la entrevista personal, le recetó Sanorex y Circupon -las cuales son anfetaminas y derivados de ella-, indicándole la toma diaria de las mismas, una durante la mañana con el desayuno y una por la tarde”, había detallado, al momento de la formulación de cargos, la fiscal Eugenia Titanti sobre las indicaciones que el médico le dio a Espinoza, tal como surge de las primeras averiguaciones en el marco de la investigación.

Siguiendo lo relatado por la fiscal en la audiencia de formulación de cargos, la mujer “realizó el tratamiento indicado y luego lo interrumpió por seis meses, habiendo retomado aproximadamente en septiembre de 2020”, momento en que, tras consultar una vez más con Borgarelli, reanudó la ingesta de las mismas drogas, “sin control ni seguimiento alguno”.

“La ingesta de estas drogas provocó que Tamara comenzara a sentir malestar, teniendo vómitos y deposiciones permanentes, para luego de ello, generarle una falta de circulación sanguínea adecuada en su corazón, lo que le ocasionó una isquemia miocárdica, que la condujo a su fallecimiento el 17 de diciembre de 2020, alrededor de las 9, en su domicilio particular”, estableció Titanti de acuerdo a la conclusión de la autopsia.

Es por todo esto que el hombre fue acusado como autor de los delitos de homicidio culposo, tráfico de medicación ocultando su carácter nocivo para la salud y ejercicio ilegal de la medicina (por no contar con permiso habilitante en Neuquén).

El avance de la investigación permitió confirmar que las drogas e indicaciones tuvieron injerencia directa en la muerte de la joven, quien “no tenía patologías previas, ni ninguna enfermedad propia que pudiera generar el desenlace, y la medicación genérica que tomaba (por fuera del tratamiento) no tenía el potencial para matarla”.

Por ello, Borgarelli aceptó su responsabilidad por los hechos y así evitó ser llevado a juicio. En un acuerdo pautado con fiscalía, mediando el asesoramiento de su defensor, el médico fue condenado por los delitos endilgados a la pena de tres años de prisión en suspenso.

Entre las condiciones que aceptó cumplir para ser evitar el juicio y posiblemente una condena mayor, el hombre no podrá ejercer como médico en ningún punto del país durante cinco años. Tampoco podrá registrar nuevos delitos, ya que esto podría llevarlo tras las rejas.

Siendo que las partes acordaron además renunciar a los plazos de impugnación, a partir de esta semana Borgarelli ya no podrá ejercer su profesión, hasta 2026.

La secretaria del profesional, Carmela Marta Giliberto, también accedió a un acuerdo de responsabilidad y pena por vender, cobrar y distribuir los medicamentos recetados por Borgarelli, y fue condenada en septiembre a 3 años de prisión en suspenso y el pago de una multa de $200 mil.

Fuente: La Mañana de Neuquén

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico