Desalojan a familia que usurpó vivienda en el barrio Rotary 23

Un oficial de justicia, acompañdo por efectivos policiales de la Seccional Cuarta, procedieron ayer a dar cumplimiento a la orden de desalojo de un joven matrimonio que desde hace cuatro meses estaba usurpando una vivienda construida por el sistema de cooperativa en barrio Rotary 23 de esta ciudad.

Caleta Olivia (Agencia)
La disposición emanó desde el Juzgado de Instrucción Nº 1 a cargo de Marcelo Bailaque, en base a una denuncia presentada por la legítima propietaria del inmueble que estaba prácticamente concluido, pero no ocupado al momento de ser usurpado.
Este es uno de los más de 30 casos de ocupación ilegal de nuevos inmuebles terminados o en construcción que se vienen registrando desde hace aproximadamente tres años. La gran demanda habitacional de nuevas familias supera al ofrecimiento de nuevos planes habitacionales que, por cierto, no son escasos.

A LA CALLE
El inmueble de referencia se identifica con el Nº 2.223 y está ubicado en la calle Santa Fe, una arteria de tierra que prácticamente linda con la Segunda Laguna.
En ese lugar se instaló Natalia Mealla con una pequeña hija de dos años de edad y aunque su pareja, Emiliano Bunge, aseguró que él no estaba allí ya que se encuentra separado, los vecinos dijeron a Diario Patagónico que el muchacho también vivía en ese lugar.
De todos modos, Bunge reconoció que eran usurpadores pero no tenían otra alternativa y se mostró indignado al aducir que vienen familias de otras ciudades y que en pocos años logran que el IDUV les adjudique una casa.
Indicó además que junto a su pareja habían informado de su actitud a referentes políticos y además se presentaron ante las oficinas del organismo habitacional para confeccionar una carpeta con sus datos y permanecer en lista de espera.
Aseguró también que ellos no pensaban quedarse en esa finca, sino que la devolverían cuando les entregaran una vivienda propia, pero ayer tuvieron que resignarse a dejar todas las pertenencias en la calle y hasta avanzada la tarde se desconocía si serían reubicados o bien irían al domicilio de algún familiar, pero al mismo tiempo el muchacho amenazaba con instalarse con una carpa frente al edificio municipal.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico