Dictan cuatro meses de preventiva a Cervera por femicidio

Gustavo Cervera enfrentó hoy la audiencia de control de detención por el homicidio de su expareja Soledad Arrieta, quien fue hallada ayer quemada y con un cable en el cuello en el quincho trasero de una vivienda del barrio Amaya.

Hoy se llevó adelante la audiencia de control de detención de Gustavo Cervera por el femicidio de Soledad Arrieta ocurrido este lunes en el Abel Amaya.

La calificación del caso es la de homicidio agravado por haber sido cometido contra una persona con relación de pareja y por haber sido a una mujer siendo perpetrado por un hombre ejerciendo violencia de género (Femicidio), por lo cual Cervera enfrentará la pena de prisión perpetua.

En la audiencia declaró el propio imputado y juez penal Jorge Odorisio dictó la prisión preventiva por cuatro meses y la apertura de investigación por seis.

SOLICITARAN LA REVISION DE LA PREVENTIVA

Lilián Bórquez, defensora pública, en diálogo con La Petrolera adelantó que mañana solicitará la revisión de la prisión preventiva a Cervera. “Los elementos con los que contaba la policía no eran suficientes para la detención”, indicó al señalar que “la detención no habría sido legal”.

“A él lo interrogan como a cualquier testigo y en el caso de los sospechoso de un delito, la policía tiene prohibido interrogarlos, entonces ahí también hay un dato de que en primer momento no hay sospecha sobre él. No tendría sustento la sospecha sobre él”, recalcó la defensora.

En tanto, explicó que el imputado está alojado en la alcaidía policial en un pabellón específico a fin de resguardar su integridad física por el delito que se le imputó.

Los hijos que compartía con la víctima declararán en Cámara Gesell -aún sin fecha confirmada- ya que según precisó: “son los únicos que pueden indicar dónde estaba Cervera al momento del hecho”.

EL HECHO

Cabe recordar que a Soledad Arrieta, su asesino la prendió fuego en la cama y después cerró la puerta de la habitación donde ella dormía –en el quincho trasero de la vivienda de su ex pareja en el barrio Amaya–. La pareja transitaba una separación que no era sencilla. Incluso los vecinos, amigos y familiares dieron cuenta de que el día anterior al femicidio había discutido en duros términos.

La combustión fue rápida y le ocasionó daños irreversibles en su cuerpo que terminaron con su vida. La Policía Científica secuestró un tarro de thinner con huellas dactilares, alcohol de bebé y ácido para limpieza. También se secuestró un cable de acero de freno de bicicleta con la que habrían intentado estrangular a la víctima.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico