Dolor por la muerte de "El Turco" Nacer, referente del Tae Kwon Do

Rodolfo Nacer, Sabon Nin VI Dan y profesor de Tae Kwon Do de la Escuela Municipal del Gimnasio Nº 1, más conocido como el "El Turco", fue uno de los hombres que formó parte de la historia de este arte marcial en Comodoro Rivadavia. El experimentado atleta falleció en las últimas horas y será velado desde las 15 en una Sala de Sepelio de la Yirigoyen.

Rodolfo Nacer "El Turco”, como se lo conocía, conservó toda su vida su estilo, su impronta y su técnica. Fue un atleta y ejemplo de vida que vivió entre nosotros formando parte de nuestro deporte.

UNA DE SUS ULTIMAS ENTREVISTAS

El maestro se toma un respiro, hace memoria, buscando en los recuerdos aquellas imágenes que le evoquen emociones y comienza a contar parte de su historia. “Nunca voy a subestimar a nadie. También aprendo, hasta de los cinturones blancos”, dijo el profesor de Tae Kwon Do ITF, ligado siempre a la Escuela Argentina de la disciplina y al maestro Pedro Florindo (VIII Dan).

Nacer llevó 41 años practicando el arte marcial coreano, y de ellos nada menos que 31 años enseñando en el Gimnasio Municipal Nº 1, en el salón del primer piso, que lleva su nombre.

“Comencé en el año 1974, practicaba con quien era mi profesor, Carlos Gómez. Siempre traté de disfrutar lo que hago. En esa época practicábamos con Osvaldo Hermoso, un amigo muy particular que me llevó a practicar con él. De Latorre, Sardón, una camada de practicantes de esa época muy linda, donde luchábamos muy fuerte por el Tae Kwon Do. Luego se nos sumó Juan Carlos González de Caleta Olivia, que en este momento es VI Dan, Héctor Rivera también”, comentó en una de las últimas entrevistas que dio.

Nacer.jpg

“Empecé a practicar con ellos, y nos pegábamos muy duro. Porque para llegar a negro nosotros teníamos que tener todo. Nos juntábamos y practicábamos, me acuerdo que apagábamos la luz en una piecita, éramos como seis, uno pasaba al centro y nos pegábamos como locos. Creo que éramos muy fuertes en esa época donde hacíamos el Tae Kwon Do”, agregó Nacer, quien en sus inicios también estuvo cerca de la disciplina Tang Soo Do, con Roberto Villalba de Mar del Plata.

De allí tal vez deriva la debilidad por romper tablas. “He participado en torneo de roturas, donde todos me decían: ‘sos de terror como pegas’. Me ponían cuatro maderas juntas y las rompía con el canto de la mano. Con el puño rompía dos, porque era duro. Por eso tengo la mano así, ya no es mano, es cualquier cosa. Pero lo hacía con mucho placer”.

“He participado en torneos en lucha, y siempre hemos sido muy fuertes luchando. Nos ponían un chaleco con tablitas, y nos pegábamos muy fuerte. González o Gómez, que son de graduación alta, decían: ‘este turco es una bestia como pega’. Eran peleas muy duras, no cualquiera llegaba a negro. Siempre fui una persona fuerte en la lucha, tenía conocimientos, y todo lo he logrado gracias a haber participado en muchos lugares, aprendiendo humildemente, porque uno con la humildad logra cosas. He estado practicando en Neuquén, Salta, Mar del Plata, más de 20 años en Buenos Aires con el maestro Florindo, en Foz Iguazú, Asunción del Paraguay, Río de Janeiro, y en 2001 en Los Ángeles”, expresó Rodolfo Nacer, quien se sorprendió al ver los movimientos de Dan Inosanto, alumno y amigo de Bruce Lee.

VALORES Y AMIGOS

El Tae Kwon Do fue para “El Turco” su estilo de vida, una fuerte motivación que la transmite a sus alumnos. “Los valores son más que importantes. Los preceptos del Tae Kwon Do: respeto, humildad, autocontrol, espíritu indomable. Cuando más alto va creciendo, mejor persona tiene que ser. El Tae Kwon Do es un medio de vida, y no es cuestión de porque sea más fuerte, debo mostrar que puedo destruir. En el Tae Kwon Do hay que construir, hay que ser buena persona. En la vida no nos llevamos nada al morir. Tengo 41 años en esto, y he cosechado siempre amigos”, describió el Sabon Nin VI Dan.

“Yo siempre digo, tengo los conocimientos del Tae Kwon Do, pero nunca fui un gran técnico, yo digo la verdad. Siempre fui un tipo muy fuerte físicamente para luchar, pero he conocido tantos amigos con el deporte. Es tremendo. Estuve en todos lados practicando, y siempre iba, me presentaba y ya me conocían. Increíble. El último trofeo que me entregaron, fue una emoción muy grande. En Villa Carlos Paz, en el 2014, me presentaron frente a 800 competidores, y me entregaron un gran trofeo, por tantos años de enseñar Tae Kwon Do. Y había gente que me conocía, porque he salido algunas veces en la revista Judo Karate de Buenos Aires. Y lo más lindo que escuché en la vida, fue cuando se me acercó un pibe de 12 años, y se quedó mirándome. Me saludó, y me dijo: ‘El día que sea grande, quisiera ser como usted’. Y yo me emocioné, nunca me dijeron eso. Me abrazo, me dio un beso. Eso es lo lindo que uno cosecha, cuando uno lleva este deporte con humildad”.

Nacer3.jpeg

EL “TURCO” HIZO SU CAMINO AL ANDAR

Los años no solo le dieron amigos al “Turco” Nacer, también el reconocimiento dentro de las artes marciales, porque sin duda en Comodoro forma parte del selecto grupos de pioneros en este deporte. “Ahora nos pasan los años, pero seguimos como si fuera el primer día, con muchas ganas. Por eso uno está bien, dentro de las posibilidades físicas, y muestra todo lo que sabe. Yo no me llevo nada más que todos los amigos, humildad y respeto es lo más grande que podemos tener en la vida”.

“Porque yo soy ‘Rodolfo Nacer, soy el mejor de todos’, no. Yo soy igual que todos, porque en esta vida todos estamos de paso, y no hay mejor cosa que siempre tener buen dialogo con la gente, buena disposición, enseñar, corregir. A mí me gusta mucho enseñar, pero siempre le digo a los alumnos: ‘yo quiero que, lo que a mí me costó, ustedes lo hagan bien’. Porque si a mí no me interesara esto, los dejaría que hagan cualquier cosa. No. Yo voy a hacer todo lo mejor para ustedes, y quiero que sepan que los voy a llevar siempre en el corazón”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico