El ingenuo estafado en Tinder es un ciudadano boliviano

El miércoles 9 de marzo por la mañana, Jhunior, un joven de 24 años oriundo de Bolivia, hijo de una familia numerosa, se presentó en la División Policial de Investigaciones de Puerto Madryn para contar el engaño de que había sido objeto.

Lo que relató el ingenuo a la Policía parece un eco del caso del israelí Simon Leviev, el “Estafador de Tinder” retratado en una reciente serie de Netflix, pero mucho más deslucida.

Jhunior denunció haber sido desvalijado, no en su casa, no en su auto, sino en su corazón. El no tiene un trabajo en blanco hace dos años según sus registros, cobra un seguro por desempleo de acuerdo a sus datos previsionales y es vecino del Barrio Pujol II de Puerto Madryn, un asentamiento marcado por hechos de violencia como femicidios con víctimas adolescentes, autos incendiados, crímenes de venganza por cosas triviales. En el barrio, por ejemplo, un hombre apuñaló a su hermana en 2016 por una pata de pollo en un asado. Sin embargo, el bolsillo de Jhunior decía otra cosa.

En su denuncia ante las autoridades chubutenses, advertido de la pena por mentir y reportar un delito que no existe, el joven aseguró que mantuvo una relación virtual con una mujer durante tres años. Afirmó que la mujer le quitó $4,5 millones de pesos que le giró por transferencias bancarias, Western Union y otros medios de pago.

Jhunior dio un nombre para esta mujer misteriosa: “Leila”. No tardaron en identificarla. Su nombre es Leila Micaela Ríos, de 27 años, con domicilio en la ciudad de Santa Fe.

Leila no fue muy inteligente: además de darle su nombre a su víctima -un nombre poco frecuente en el Registro Nacional de las Personas- las líneas desde donde realizó las extorsiones estaban a su nombre y de quien sería su novio, David Daniel Delgado, ex beneficiario de un plan social para acceder a una garrafa. Este viernes, la DPI de Puerto Madryn de la Policía de Chubut y la delegación Centro Norte de la fuerza arrestaron a Leila en su casa de Santa Fe capital. Descubrieron que estaba bajo arresto domiciliario, en una causa que involucraba a su novio por un supuesto movimiento de 200 kilos de marihuana, según confirmaron fuentes del expediente.

Los investigadores descubrieron que Delgado es un presunto narco. Leila es policía, empleada del Ministerio de Seguridad de Santa Fe desde 2015, con rango de suboficial. No fue inteligente, pero ciertamente fue hábil: la historia que supuestamente elaboró para enlazar a Jhonny a lo largo de tres años es una fantasía del más alto orden.

“La conocí a través de una página de citas”, presuntamente Tinder. “Comenzamos a comunicarnos por medio de esta página y con el transcurrir de los días cambiamos teléfonos para comunicarnos por WhatsApp”, dice la transcripción a la que accedió Infobae. “Ella me comenta cosas de su vida, su profesión, familia, hijos y sus separaciones recientes”, continúa. Un mes más tarde, la mujer le dijo “que fue abandonada por dos maridos y tenía tres hijos que mantener”.

Así, Jhunior accedió a ayudarla. Le envió dinero, cada vez más. “Sentía que el vínculo era cercano a pesar de ser virtual”. No solo la ayudaba a cubrir el alquiler. También “Leila” le dijo que tenía “una situación judicial” con “ciertos bienes” embargados y que necesitaba plata para recuperarlos. Luego, se puso peor. “Leila” le aseguró que había pedido dinero a un prestamista y que no tenía cómo pagarle, que su vida corría peligro: su casa había sido atacada a tiros. Jhunior accedió.

En el día de la supuesta balacera, dijo Jhunior, “Leila” fue a operarse los pechos. Luego, la supuesta mujer le pidió más plata. El joven se negó. Después, todo se puso un poco más extremo.

A fines de enero de este año, comenzó a recibir mensajes de una extraña que lo agregó a Facebook, una mujer llamada “Yamila” que se mostraba en fotos en poses sugerentes, imágenes que podrían ser robadas. “Necesito me pagues”, le posteó en su muro: “Necesito la plata”. Ante la Policía de Chubut, Jhunior aseguró que era la prestamista con la que “Leila” supuestamente se había endeudado. Efectivamente, le pagó.

Ofendido, terminó por bloquear a “Leila”. Tres días antes de presentarse a denunciar, otro supuesto prestamista al que Leila le debía le reclamó a Jhunior otros 150 mil pesos, con varias amenazas por audio. El hombre, esta vez, no accedió y fue a la Policía.

Aseguró tener pruebas. Aportó el último número con el que “Leila” lo contactó, con una característica de Santa Fe y efectivamente activo con una cuenta de WhatsApp, sin foto de perfil. Dijo tener comprobantes de transferencias.

La línea de “Yamila”, descubrieron los investigadores, también estaba a nombre de Leila. El hombre en el teléfono, se sospecha, podría ser el narco Delgado, su novio.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico