El paraíso y la magia de Villa Traful

Ubicado en torno a la Ruta de los Siete Lagos, se encuentra Villa Traful, el secreto escondido del sur del país. Un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza pura, la desconexión, increíbles montañas.

Su nombre es de origen mapuche y proviene del topónimo "travul" que significa junta o unión, haciendo referencia a la junta de los rios Traful y Limay en la hoy Confluencia Traful.
Sus orígenes se remontan a finales de 1800 y principio de 1900 cuando desde diferentes puntos de la región llegaron los primeros pobladores, en su mayoría mapuches y algunos de origen norteamericano, con la finalidad de criar ganado y cultivar la tierra, dadas las carácterísticas geográficas del lugar y su clima.
Aromas frescos con esencia a bosque, naturaleza pura sin alteraciones y un silencio absoluto ideal para la relajación son algunas de las maravillas que los amantes del turismo podrán encontrar en este sitio. Es que el lago Traful, uno de los principales atractivos de la zona de aguas cristalinas y con un color único similar a un esmeralda aturquesado, deja sin aliento a las personas que lo visitan.
Con una belleza que intimida a sus visitantes, este pueblo se levanta hacia la montaña, por sobre la ruta Provincial 65, tomando vida a partir del inicio de la primavera y verano, donde sus paisajes se salpican con los colores de la estación con una increíble presencia de la fauna de la zona.
El avistaje de aves es otra de las atracciones del lugar, donde guías expertos llevan de la mano a turistas a vivir la experiencia de conocer y disfrutar de las innumerables especies de aves que ahí habitan (parejas de cauquenes, el carpintero gigante, el chucao, la bandurria y con suerte hasta puede apreciarse la presencia de algún cóndor).
Cabalgatas a caballo por la montaña es otro programa ideal de la zona. A orillas de río Minero, los turistas podrán encontrar los caballos de don Lalo Lagos, un clásico del lugar. Las travesías por la Cordillera y los safaris fotográficos son otro gran plan. También la pesca con mosca y devolución es uno de los rituales que por ser considerado como una cultura única del lugar los residentes la enseñan hasta de forma gratuita a todos los turistas. El salmón encerrado es característico de este destino amado por pescadores, cuyas aguas tienen la más alta pureza de toda la Patagonia norte.
Entre algunas otras de las atracciones naturales están el Mirador; el lago Traful con actividades de pesca y deportivas; el cerro Negro donde se disfruta de caminatas, trekking, safaris fotográficos y actividades de nieve; los arroyos Blanco y Coa-Có; el arroyo de pesca y observatorio de especies salvajes de Cuyín Manzano; las formaciones rocosas del Valle Encantado, el Paso Córdoba y los ríos Limay y Traful.
Bosque Sumergido
Este lugar ubicado en Neuquén ofrece excelentes atractivos naturales para el placer del visitante. Entre otros tesoros guarda un bosque con formas y entorno distintos a los conocidos, ya que se encuentra en las cristalinas aguas del lago Traful.
Situado a 30 metros de profundidad en el lecho del lago, en la Patagonia, el bosque sumergido recrea un paisaje de fantasía, capaz de deslumbrar a quienes se animen a bucear entre gigantescos árboles casi intactos.
Sin dudas el bosque sumergido es uno de los grandes atractivos de la zona. El mismo se formó durante un terremoto ocurrido en el año 1960, donde se produce el desmoronamiento de una ladera boscosa que terminó sumergida en el fondo del lago con ejemplares de hasta 30 metros de altura que permanecen increíblemente de pie. Desde entonces, el lugar es uno de los preferidos para bucear y recorrer.
Lo increíble de este lugar es que los ejemplares permanecen sepultados sobre el lecho del lago con algunas de sus copas asomando en la superficie.
Lo cierto es que la particularidad del bosque sumergido de cipreces llama la atención de miles de aficionados del buceo cada año, que llegan hasta allí para recorrer el paisaje y descender los casi 30 metros de profundidad.
Numerosas empresas ofrecen el tour pero cabe señalar que en la zona sólo está permitida la práctica del buceo para quienes hayan realizado y aprobado previamente un curso de capacitación. Y es que los descensos requieren de gran cuidado puesto que el lago en su lecho es muy irregular. Además, la temperatura media del agua es allí de 10ºC, por lo que se debe realizar una buena aclimatación.
El acceso al bosque es lacustre. Desde el embarcadero de Villa Traful se debe abordar una embarcación para cruzar el lago y desembarcar en una playa al lado del bosque sumergido. Una vez desembarcados, quienes buceen se deben equipar y desde la costa iniciar la inmersión.
Por lo demás, el bosque sumergido es un destino imperdible por la belleza del paisaje bajo el agua, que parece producto de la fantasía, y en el que la transparencia del lecho favorece la observación de variedad de peces, como las típicas truchas, que habitan entre las copas de los cipreses hundidos.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico