En una "tuca" encontraron el ADN de Brenda Vargas y Néstor Vázquez

En el marco de la revisión de la prisión preventiva que el 22 de enero le dictaron a Brenda Vargas, tras haberla imputado como coautora del homicidio de Néstor Vázquez, ayer la jueza natural de la causa autorizó extender la medida de detención por otros 60 días. Por el mismo plazo prorrogó la etapa de investigación, tal como solicitó la fiscalía con el consentimiento de la defensa. La prueba científica ubica a la sospechosa en la escena criminal.

Tal como informó El Patagónico en forma exclusiva, Brenda Vargas fue imputada el 22 de enero por el delito de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y por haber sido mediante el concurso premeditado de dos o más personas, en calidad de coautora. Esa imputación está relacionada con el asesinato de Néstor Vázquez, ocurrido el 17 de marzo de 2014 dentro del predio deportivo del Club Roca. En esa oportunidad le dictaron cuatro meses de prisión preventiva y en virtud de ese vencimiento fue que ayer se llevó a cabo la revisión de la medida.

El acto fue presidido por la jueza penal, Mariel Suárez, mientras que la fiscalía estuvo representada por la funcionaria Inés Bartels y la defensa de Vargas fue ejercida por el abogado particular, Mauro Fontéñez.

En ese marco, la funcionaria de fiscalía solicitó la prórroga de dos meses para culminar con la investigación y el mismo plazo de extensión de la prisión preventiva, lo cual fundamentó en la demora de la pericia mecánica que debe realizar el gabinete de Criminalística, lo que podría demandar entre 40 y 50 días.

El dato objetivo más relevante tiene que ver con la pericia científica que sitúa en el escenario criminal a la imputada y a la víctima. Es que el ADN de ambos fue encontrado en la colilla de marihuana –popularmente conocida como tuca- que analizó el Centro Patagónico de Investigación (CENPAT), material que fuera oportunamente levantado en el lugar del crimen.

Al fundar el pedido de prisión preventiva la funcionaria abundó ayer en el peligro de fuga y recordó que Vargas ya se fugó en una oportunidad y debió ser llevada de nuevo a proceso con pedido de captura.

Al respecto, el defensor manifestó su consentimiento tanto a la extensión del plazo de investigación, como a la prórroga de la prisión preventiva, aunque prevalezca el principio de inocencia, en razón de que se verificó el comportamiento de Vargas en Ejecución y que esta se encuentra cumpliendo condena en otra causa.

Tras escuchar a las partes la jueza resolvió autorizar el pedido de ampliación del plazo de la investigación del caso por dos meses y mantener la prisión preventiva de Vargas por el mismo término.

LA VERSION DE

LA FISCALIA

Según el caso que fue reconstruido por la fiscalía, todo comenzó a finales de 2013 en el marco de los enfrentamientos entre facciones internas de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), que se disputaban la conducción del gremio. Una de las facciones era liderada por Luis Gortari y la otra por Raúl Silva.

De acuerdo al relato de la fiscalía, el 7 de febrero de 2014 se produjo un enfrentamiento armado entre ambas facciones en la sede gremial de calle Rawson 1405. La reconstrucción efectuada por los investigadores determinó que integrantes del grupo que respondían a Silva intercambiaron disparos con quienes respondía a Gortari, que se encontraba en el interior del edificio gremial.

A partir de ese incidente se sucedieron otros enfrentamientos armados y amenazas de muerte dirigidas a los integrantes del grupo conducido por Gortari, dos de cuyos integrantes resultaron ser los hermanos Néstor Vázquez y Miguel Vázquez.

Según la parte acusadora, en ese marco de alto grado de conflicto y violencia entre los grupos gremiales antagónicos, los que respondían a Silva planificaron dar muerte a Néstor Vázquez y con esa finalidad contactaron a Brenda Vargas, quien mantenía un vínculo de confianza con Vázquez. A ella le requirieron que participara de la organización para darle muerte, presuntamente a cambio de algún beneficio o retribución material posterior, y planificaron la emboscada.

La fiscalía sostiene que el 17 marzo de 2014, entre las 19 y las 21, Vargas llevó engañado a Vázquez al predio del Club Roca, ubicado en avenida Lisandro de la Latorre y calle Marinero López, del barrio Isidro Quiroga, en Comodoro Rivadavia. Allí Vargas le dio a fumar un cigarrillo de marihuana a Vázquez y producidos los efectos de la droga en él, ella avisó a los otros integrantes -aun no identificados- del grupo criminal, quienes llegaron al lugar, sorprendieron a la víctima, lo agredieron golpeándolo y lo maniataron. Luego, a instancias de Vargas, uno de los agresores le efectuó dos disparos a Vázquez con un arma tipo revólver, marca Tanque, calibre .32 largo.

Tras el crimen, Vargas y sus cómplices huyeron a la localidad de Sarmiento. En la tarde del 18 de marzo de 2014, es decir un día después de su asesinato, fue hallado el cuerpo de Vázquez en el predio del Club Deportivo Roca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico