Excomandante del submarino "Salta" formuló aclaraciones de su testimonio

El capitán de fragata Sebastián Marcó, excomandante del submarino ARA "Salta", solicitó El Patagónico rectificación de "información errónea" que se publicó en la edición de ayer en torno a una declaración testimonial.

Caleta Olivia (agencia)

Como periodísticamente corresponde, damos cabida a la nota que nos enviara, tras lo cual haremos algunas consideraciones sobre la recopilación de la información que por este y otros casos procuramos suministrar con la mayor objetividad posible.

Ante todo, vale recordar que el ARA Salta participó de la primera fase de los ejercicios de guerra que llevó a cabo la Armada entre la segunda mitad de octubre y la primera de noviembre de 2017, en la cual se produjo la tragedia del ARA San Juan.

En principio Marcó afirmó que no era correcto que el Salta no pudo completar ni siquiera la primera parte de la misión y que solo estaba contemplado para esa etapa de la operación total.

Al respecto sostuvo que ese navío fue previsto para dos etapas y la primera la completó en la zona de “El Rincón” a la altura de Puerto Belgrano, tras lo cual volvió a Mar del Plata, siendo entonces incorrecto que en la nota se mencionara que ni siquiera pudo llegar hasta el lateral Puerto Madryn.

Precisó que la segunda se iba a realizar en proximidades de esa ciudad chubutense para cuando retornara el resto de la flota, pero luego se solicitó cancelar ese ejercicio y reprogramarlo para hacerlo en un área más cercana a Mar del Plata, aunque finalmente todo se canceló “por el acontecimiento del San Juan”.

Por otra parte admitió que si bien había dado una orden de retornar a puerto antes de lo previsto, ese testimonio correspondía a una navegación anterior y no a la que se hizo a fines de octubre.

Más adelante señaló que “no es del todo correcto” que él haya confirmado “las serias deficiencias operativas del Salta”, aunque reconoció haber dicho que “tenía limitaciones que le impedían hacer determinado tipo de navegaciones, lejanas o extendidas en el tiempo como sí podía hacerlas el San Juan”.

Luego sostuvo que no era cierto que se mostró molesto con el jefe de la Dirección de Material de la Armada, David Burden, por supuestos dichos que este habría hecho de los submarinistas.

“A mí me comentaron en el juzgado (de Caleta) que el contralmirante Burden dijo que los alemanes habían hecho el comentario sobre los tripulantes del San Juan”, acerca de que llamaba la atención que hubieran estado fatigados.

En tal sentido aclaró que “mi molestia fue contra los alemanes que hicieron supuestamente ese comentario y no contra el contralmirante Burden que fue el que lo contó. Además –añadió-, mi comentario hasta donde recuerdo fue que no deben ser submarinistas, refiriéndome a los alemanes que hablaron”.

Finalmente, aseguró que “nunca dije que el Salta quedó en desuso, sino que no volvió a zarpar”.

CONSIDERACIONES

Cumplido con el pedido del ex comandante del ARA Salta, quien requirió de manera gentil la publicación de sus aclaraciones, debemos señalar que la mayoría de los informes obtenidos por El Patagónico y otros medios periodísticos sobre las testimoniales de suboficiales y oficiales de la Armada son recopilados en base a los datos breves que aportan tanto los abogados querellantes en la causa y en algunos casos, mucho más escuetos, por la jueza federal Marta Yáñez.

Ello en razón de que prácticamente el 90 por ciento de los marinos que son citados a audiencia, se excusan de formular declaraciones a la prensa, lo cual puede motivar que en algunos casos sus dichos (en la causa) puedan publicarse con errores periodísticos involuntarios o bien que los mismos se deslicen de los dichos de referentes del ámbito judicial como consecuencia de las extensas y agotadoras audiencias.

Incluso por la celeridad de los tiempos de cierre de notas periodísticas publicamos erróneamente el grado de algún militar y en el caso de Marco, debemos señalar que es capitán de fragata y no de corbeta.

Por otra parte, es comprensible que muchos marinos que continúan en actividad procuren cuidar las formas para no verse perjudicados en su carrera profesional y probablemente por ello no expresan críticas sobre cuestiones de la fuerza de pertenencia.

A modo de ejemplo, el propio Marcó solo admitió “limitaciones” que tenía el ARA Salta para realizar determinadas navegaciones, pero no negó que no podía sumergirse a más de 80 metros, a lo que hay que sumar otras numerosas falencias operativas que se publicaran en un informe especial del diario Clarín.

Incluso es relativo aquello de que “no quedó en desuso” sino que “no volvió a zarpar” ya que es más que evidente que ese viejo navío botado en 1976 no estaba en condiciones de continuar navegando y poniendo en riesgo la vida de otros submarinistas.

Pero volviendo a ejemplos de declaraciones testimoniales, vale preguntarse si las que hizo el almirante Marcelo Sur en su condición de exjefe de la Armada (desplazado por el ministro de Defensa Oscar Aguad) hubieran sido las mismas en el caso de que hubiera continuado en funciones.

En ese punto Srur dijo ante la jueza Marta Yáñez que estaba defraudado con el titular de la cartera de Defensa porque lo destituyó sin darle tiempo a realizar las investigaciones por la tragedia del San Juan, pero además admitió (algo vergonzoso) que ni siquiera tenía conocimiento de operaciones específicas del ARA San Juan, atribuyendo toda la responsabilidad a los subordinados que estaban a cargo de diferentes áreas.

Finalmente, hay un dato no menor que llama poderosamente la atención y es el hecho de que ninguno de los suboficiales y oficiales de la Armada que prestaron declaración testimonial se presentaron en el Juzgado Federal de Caleta Olivia luciendo el uniforme de la institución a la que representan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico