Exjefe de la Fuerza de Submarinos confirmó "limitaciones" del San Juan a partir de 2015

El capitán de navío Ernesto Horacio Blanco, quien fuera jefe de la Fuerza de Submarinos de la Armada Argentina, confirmó ayer en el testimonio que brindó en el Juzgado Federal de esta ciudad que el ARA San Juan comenzó a tener ciertas "limitaciones" de navegación en 2015, es decir al año siguiente de haber sido sometido al programa de reparaciones "media vida", del cual quedaron tareas pendientes.

Caleta Olivia (agencia)

Blanco se desempeña actualmente como profesor de la Escuela Superior de Guerra de la Armada y su testimonio fue de suma importancia en la causa que está a cargo de la jueza Marta Yáñez porque fue jefe del Comando de la Flota de Submarinos entre diciembre de 2014 y mayo de 2016, pero además fue comandante de los submarinos Santa Cruz, Salta y del San Juan que está desaparecido con sus 44 tripulantes desde el 15 de noviembre de 2017.

Coincidentemente, en junio de 2014 cuando concluyeron más de 600 tareas en la estructura del San Juan en dos talleres del Complejo Industrial y Naval Argentino, Blanco también era su comandante.

De acuerdo a la información parcial que pudo obtener El Patagónico del testimonio que durante casi siete horas brindó en el Juzgado Federal de esta ciudad, habría manifestado que a pesar de que quedaban tareas pendientes luego del programa “media vida”, la nave fue sometida a una prueba de inmersión hasta los 200 metros, la cual resultó exitosa.

NUNCA VOLVIO A DIQUE SECO

Sin embargo reconoció que a partir del año siguiente (2015) comenzaron a evidenciarse algunos problemas menores, pero uno de ellos resultó crítico ya que en otra misión, cuando navegaba a unos 85 metros de profundidad, acusó un ingreso de agua de mar por las tuberías de refrigeración de uno de los motores y tuvo que salir de inmediato a la superficie.

A partir de esa situación y por no haber sido ingresado a un dique seco para realizar las reparaciones que correspondían debido a cuestiones presupuestarias, se le impuso una limitación de 100 metros de profundidad.

Además, citó que en 2017 tuvo que darse prioridad de dique seco al ARA Salta ya que el mismo se hallaba en peores condiciones que el San Juan y en ese punto vale recordar que el último comandante del Salta (capitán de fragata Sebastián Marcó), quien hace pocos días declaró en este Juzgado federal, admitió que esa nave también continuaba con limitaciones que le impedían realizar navegaciones extendidas.

Pese a todo, Blanco consideró que el San Juan podía navegar con las limitaciones recomendadas y que su último comandante (Pedro Fernández) fue su amigo y un excelente profesional, aunque este medio –debido al cierre del informe periodístico- no pudo conocer si él formuló alguna conjetura sobre los motivos de la tragedia.

Al margen de ello, se infiere que su postura se contradice con otros expertos que también prestaron declaración indagatoria en esta causa.

Entre ellos vale citar al “decano” de los submarinistas, el capitán de navío Gabriel Attis, quien afirmó (incluso ante la prensa) que si él hubiese estado a cargo de ese sector de la Armada, no hubiera permitido la zarpada del San Juan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico