"Fidel Castro me dijo la mejor frase que escuché por años"

Poné a Francella fue un suceso entre el público cubano y el actor viajó a La Habana en el año 2003.

Esta semana Guillermo Francella visitó a Migue Granados en el primer programa de la tercera temporada de Playroom (ESPN 3). Allí y ante las preguntas del hijo de Pablo Granados, el protagonista de Granizo contó desopilantes anécdotas que vivió a lo largo de su carrera. Así, el actor hizo foco en el momento en el que conoció a Fidel Castro, durante una visita que hizo a La Habana, la capital cubana.

“¿Quién te movió el piso conocer?”, quiso saber Granados luego de que Guillermo recordara un divertido encuentro con Diego Armando Maradona. “Fue muy fuerte cuando vi a Fidel Castro. En 2003 fui a Cuba porque Poné a Francella, el ciclo de humor que hice en 2001-2002 funcionó muchísimo en toda América Latina y especialmente en La Habana”, comenzó contando el humorista.

“Me acuerdo que antes de viajar todos me decían: ‘Mirá que no vas a poder caminar eh’ y yo tenía que ir al Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Fui con Adrián Suar y Luis Scalella... Y dicho y hecho, cuando llegué me di cuenta que era como un Jefe de Estado”, recordó Guillermo.

Así, Francella recordó que se hospedaba como invitado en el Hotel Nacional, el cual está considerado como el edificio más lujoso de la capital cubana. Al llegar al aeropuerto, contó que había una numerosa comitiva esperándolo especialmente. “Fue muy, muy, muy fuerte”, describió sus sensaciones hoy, aun sorprendido por el cálido recibimiento.

EL COMANDANTE Y LOS MOJITOS

“Fui de sábado a sábado y siempre me decían: ‘El Comandante te quiere ver’ pero nunca me venían a buscar’”, dijo Francella. “¿El Comandante veía Poné a Francella?”, quiso saber Migue, quien no daba crédito a lo que escuchaba en boca de su invitado. “A la mañana se despertaba con los VHS para ver Poné a Francella y se divertía mucho”, contó Guillermo y ese fue el pie para recordar, finalmente, cómo fue su esperado encuentro con Castro.

“Fue inolvidable. Me vinieron a buscar porque era el último día, ya tenía la valija medio hecha y estaba en la pileta del hotel. Veo que entra un tipo de fajina y digo: ‘¿Qué pasó?’. Se acercan a mí y me dicen: ‘Señor Francella, el Comandante lo quiere ver’. Me bañé rápido y les dije ‘Miren que el avión sale...’. ‘Tranquilo, no sale’, me dijeron”, recordó Francella con su característico humor.

“Lo vi y fue muy fuerte. Me dijo la mejor frase que escuché por años y me emocionó mucho: ‘¿Tú eres consciente de lo que es hacer feliz a un pueblo? Tú haces feliz a mi pueblo’. Fue una cosa inolvidable. Estuve como una hora y pico con él”, contó el cómico.

Francella recordó que la reunión con el mandatario cubano fue a las 6 de la tarde y que Fidel le preguntó qué quería tomar. A lo que el argentino le respondió: “No sé, una gaseosa”. “¿Sos abstemio?”, le repreguntó el cubano. “No, Comandante, pero son las seis”, le devolvió Guillermo. Entonces, Castro propuso tomar un mojito. “Me trajo un farol con un ron... Tres me tomé, así estaba, con los dientes para afuera”, rememoró ante las risas de Granados.

Guillermo, además, contó que el cubano le regaló una caja de habanos Cohiba Lanceros, considerados los mejores del mundo. Y también, un ron “extraordinario, riquísimo”, describió. “Fue una charla a solas en la que me preguntó muchas cosas y por mi familia. No se habló nada de política, poco y nada”, cerró Francella.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico