Hallaron el cuerpo decapitado de una joven desaparecida

Stella Maris Ramírez, de 26, era buscada desde el 13 de agosto, aunque desapareció el 2. El cuerpo estaba decapitado y el primer reconocimiento se hizo en base a un tatuaje. En la causa se encuentran detenidos su marido, Carlos Entivero, y la madre del acusado, Amelia Itatí Lescano.

Este miércoles hallaron flotando en el Paraná el cuerpo decapitado de Stella Maris Ramírez, de 26 años, la joven desaparecida a principios de agosto en Lima, partido de Zárate. El marido de la joven, Carlos Entivero, y su madre, Amelia Itatí Lescano, se encuentran detenidos luego de que los investigadores descubrieran rastros de sangre en una habitación de la vivienda donde vivía la pareja, en la parte trasera de una camioneta, y en un lavarropas. El cuerpo fue hallado unos kilómetros al sur del Club de Pesca de Lima en la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos, y fue provisoriamente identificado por un tatuaje.

El cadáver fue reconocido por una vecina de la víctima, quien la identificó a partir de un tatuaje en uno de sus hombros, indicaron los investigadores. El hallazgo tuvo lugar el miércoles alrededor de las 14, unos tres kilómetros al sur del Club de Pesca. Unos pescadores descubrieron el cuerpo decapitado enganchado en unos juncos, y avisaron a la Prefectura. Los prefectos retiraron el cuerpo del río.

Esta tarde el cuerpo de médicos forenses de la Morgue Judicial de Zárate, realizará la autopsia para intentar determinar la causa de muerte. Si bien una vecina había reconocido el tatuaje, el fiscal Alberto Gutierres aguarda la identificación con mayores precisiones, si tienen éxito la recuperación de huellas dactilares y ADN del cadáver, para contrastar con los datos que se poseen de Ramírez y el ADN de sus familiares directos.

EL CASO

Ramírez, oriunda de la provincia de Chaco, desapareció el 2 de agosto último de su casa de Barrio Granja 8, en Lima, aunque la denuncia fue realizada el martes 13, por la familia que vive en Chaco, cuando se enteraron por amigos y vecinos que no había rastros de ella y que habían escuchado previamente una fuerte discusión. Durante varios días rastrillaron la zona.

El jueves 15 los investigadores detectaron con el reactivo Luminol marcas de sangre en una habitación de la vivienda, en un lavarropas y en una camioneta. Por ese motivo, el viernes fue detenido Entivero, mientras que el lunes ocurrió lo mismo con su madre, Lescano, quien vive en San Roque, Corrientes, y que según testigos viajó a Lima el mismo día en que desapareció Ramírez. Los investigadores sospechan que viajó para ayudar a su hijo a ocultar el cuerpo.

Finalmente, el miércoles fue hallado el cuerpo flotando en el Paraná. María Estela Ramírez, madre de la joven desaparecida, declaró que su yerno "es un hombre violento" y acusó a Lescano de ser cómplice. La pareja tuvo una hija que ahora tiene cinco años y que quedó bajo el cuidado de sus abuelos maternos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico