La articulación como estrategia

Si hay algo propio de la sustentabilidad es que se constituye como una caja de resonancia. Gracias a iniciativas de este tipo se han podido empezar a revisar los distintos roles, responsabilidades y alcance que tienen los grupos de interés.

Además lo sustentable ya no es un lenguaje encriptado para pocos, su expansión ha llegado a organizaciones sociales, como Fundación Compromiso, permitiendo conjugar todo el conocimiento sobre el trabajo con otros en temas como la articulación público-privada.

En las empresas se ha empezado a reconocer el retorno que las acciones en esta área conlleva. En el caso de la inversión social privada confluir entre actores diversos, generar lazos, especialmente aquellos que fortalecen la confianza mutua y mejoran la información que cada uno de esos actores tiene sobre el otro. El Estado empezó a ser más un Estado necesariamente permeable que necesita de otros para lograr cambios duraderos.

Ya es bastante claro que el desarrollo sustentable es fundamental para el desarrollo del negocio y más claro es que debe ser menos declamatorio y más evidente y elocuente. Se trata del comportamiento ético y la transparencia tanto en sus actividades internas, garantizando condiciones dignas de empleo como en mantener informados a sus grupos de interés y cumplir con todas las normativas vigentes, entre otras cuestiones.

El desafío para 2018 es lograr ser permeables al entorno, de manera que el aprendizaje sea continuo, que los inversionistas y clientes puedan comprender el verdadero alcance de su valor.

Si las empresas logran que la sustentabilidad sea esencial de su idiosincrasia, se podría incluso lograr que las empresas empiecen a trabajar juntas, por zonas o por áreas temáticas, reduciendo los costos fijos y variables y aumentando el impacto de corto y largo plazo.

Las organizaciones sociales deben comprender la lógica de las empresas, dando espacio para involucrarlas más en el diseño y gestión de sus proyectos, tratando de influir en las comunidades donde operan y ofreciendo el valioso conocimiento de la comunidad para mejorar las soluciones.

No es solamente invertir, es cómo invertir. No es solo invertir dinero, también es tiempo. Es necesario que se piense de manera articulada, para transformarlo en una acción real, duradera y eficiente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico