"La gente que ha venido de afuera causó cierto impacto"

El director del geriátrico de Trevelin donde se produjeron 14 contagios se refirió a la situación de los internos y del personal y a la posible influencia del turismo.

Seis internos y ocho trabajadores -que representan el 50 por ciento de la masa laboral- contrajeron coronavirus en los últimos días en un geriátrico ubicado en la localidad de Trevelin, donde ya se superó el centenar de casos, cuando habían estado 10 meses sin que allí ingresara la Covid 19.

“Estamos teniendo suerte porque los síntomas son relativamente leves y todos se hallan aislados en sus domicilios”, dijo el director del geriátrico, Leonardo Boquete.

El médico apuntó que “tenemos una sala de atención médica, así que existe un margen de seguridad para atender pacientes de este estilo. No hay respiradores, por lo que cualquier caso deberíamos derivarlo a Esquel”.

En este punto, el médico difirió con el punto de vista del intendente de esa ciudad, Sergio Ongarato, quien un día antes de fin de año impuso en su ciudad restricciones de fase 2, argumentando –entre otras causas- que no se hacían los test necesarios.

“No comparto lo de Ongarato. Hacemos los testeos necesarios. Cuesta conseguir los insumos, pero hasta aquí lo hacemos. Acá hay diálogo fluido con nuestro intendente, Cano Ingram. Nuestro problema no es por la falta de testeos”, afirmó Boquete.

Luego indicó que “hemos tenido pacientes que vinieron del norte y de la costa en estos días. Sin hablar de porcentajes, la gente que ha venido de afuera ha causado cierto impacto”.

Finalmente, el médico sostuvo en LaCienPuntoUno que “creo que como están las cosas hay que propiciar alguna forma de regreso a reapertura de fases. Siempre estuvimos en contra de la flexibilización porque la actual situación latente es peligrosa, pero estar diez meses sin casos ha sido un logro”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico