La Proveeduría cierra su histórica sucursal de avenida Yrigoyen para abocarse a los barrios

Después de casi 40 años, La Proveeduría cerrará su sucursal más antigua ubicada en Yrigoyen 1844. Sus trabajadores fueron reubicados en las otras sucursales de la ciudad. La compañía se abocará a potenciar su presencia en los barrios de Comodoro.

La Proveeduría cerrará su histórica sucursal de la avenida Hipólito Yrigoyen. La casa central de la compañía funciona hace casi 40 años y se convirtió en un punto de referencia para los comodorenses.

La razón del cierre obedece a una transformación y evolución comercial de la firma de la familia Escribano. “Nuestra ciudad fue cambiando, como también nuestro sistema de comercio. La llegada de competencia es diferente; hace que lugares sean más beneficiosos que otros pero forma parte de una estrategia de crecimiento. Nuestra idea es cerrar Yrigoyen y abrir más sucursales en los barrios, lo que nos ha permitido tener una presencia más significativa, como respetando nuestro origen de almacenero”, explicó Alberto Escribano, propietario de La Proveeduría, en diálogo con El Patagónico.

TODO EMPEZO EN EL CENTRO

La historia de la compañía más antigua de esta ciudad comenzó con una despensa en Italia y Ameghino llamada “Los Tres Pibes”, que era atendida por Celestina Iparraguirre y su hermana. Los años pasaron y permitieron que Felipe Escribano transformara la tienda en un espacio mayorista.

La evolución y transformación de la firma fue una constante a lo largo de su historia. Es por eso que Felipe (hijo) se incorporó al negocio en 1963 ampliando el reparto y consolidándose como referente en el rubro.

En 1980 se sumó Eduardo Escribano al equipo que llevo al negocio mayorista a convertirse en el primer supermercado por bulto cerrado de la ciudad. El éxito fue tal que tres años más tarde abrieron la sucursal central de La Proveeduría en Hipólito Yrigoyen 1844.

“Las estructuras van cambiando; los costos van cambiando. La situación no es la ideal para tener rentabilidades y nos resulta más conveniente los supermercados de cercanía de los barrios. Esa es la motivación de nuestro cierre de Yrigoyen; cumplió un ciclo y nuestros objetivos son diferentes”, consideró Escribano.

“La crisis económica fue parte del conjunto, pero no fue determinante. Los costos pegaron muy fuerte y se tuvieron que bajar, por lo que las superestructuras son menos rentables. Hay que buscar la mayor rentabilidad para seguir compitiendo. Somos la única empresa realmente de origen comodorense más antigua. Hay otras empresas que pueden ser más antiguas pero ninguna es de origen comodorense”, afirma el empresario.

Es que Felipe Escribano nació en 1912 en Kilómetro 5 y toda la historia de la familia se desarrolló en esta ciudad. “Nuestro origen, nuestra historia, es comodorense”, sostiene su hijo del mismo nombre.

EN LOS BARRIOS

La motivación del cierre de la central en avenida Yrigoyen es una estrategia comercial de abrir más sucursales en los barrios. La iniciativa de la firma estará marcada por estructuras más ágiles que permitan estar más cerca de las familias comodorenses.

Esta decisión también implicó que los trabajadores de la histórica sucursal sean reubicados en otras partes. “Los trabajadores son reubicados. Algunos dejaron de pertenecer a la firma por la evolución de pérdidas de ventas que a todos nos ocurre. Los que se retiraron fue de común acuerdo y el resto son reubicados en todas las sucursales. En la mayoría de los casos ya están confirmadas las reubicaciones”, consideró.

“El objetivo es para bien y cuando podemos hacer las cosas para bien, te gana el optimismo. Es una etapa cumplida, como cuando cerramos en Italia y Ameghino. Este supermercado nació muy comercialmente; no tiene la historia del almacén de la esquina. Nació más estratégicamente y hasta se podría decir que nació siendo más frío. Nos dio muchas satisfacciones. Esa playa de estacionamiento supo estar completa de autos, pero era otra época de Comodoro”, aseguró Escribano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico