Le lastimaron la cabeza de un botellazo para robarle pan y fiambre

El miércoles a las 22:30 Héctor Boccardo (19) y Joel David Pérez (19) fueron detenidos por personal policial de la Seccional Séptima como sospechosos de un violento robo a un trabajador de 53 años.

Este fue despojado de sus efectos personales y golpeado con una botella. El juez ayer imputó a Pérez por lesiones leves.
Según fuentes oficiales, la víctima pasó a comprar pan y fiambre al salir de su trabajo. Minutos más tarde fue encontrado por la policía con la cabeza lastimada y perdiendo mucha sangre producto de un botellazo. Fue en Timoteo Ortego y Chazarreta del barrio Máximo Abásolo.
Un testigo señaló a la policía quiénes eran los atacantes que le habían llevado una bolsa a la víctima con pan, fiambre y un buzo. De esa manera los efectivos detuvieron a unas tres cuadras a los sospechosos, Boccardo y Pérez.
Durante la audiencia judicial desarrollada ayer el funcionario fiscal Cristian Olazábal pidió que Pérez, quien al momento de la detención tenía una botella en la mano, fuera imputado por el delito de robo agravado con arma impropia.
Además, el representante fiscal solicitó que fuera declarada legal la detención del imputado debido a que fue concretada por los auxiliares de la Justicia y reforzada por los dichos del testigo del ilícito. De esa forma, la Fiscalía pretendía abrir la investigación por un delito que tiene una expectativa de pena de 5 años de cárcel.
Mientras, la defensora pública María de los Angeles Garro no se opuso a los pedidos fiscales. Sin embargo, el juez penal Mariano Nicosia sostuvo que se trató de una detención ilegal y argumentó que el testigo no vio el momento en que los imputados robaban la bolsa con fiambre, según el informe policial.
Además, los imputados declararon que los efectivos les robaron $900 y un teléfono celular.
Olazábal le planteó al magistrado: "¿Cómo puede ser que le crea más a los imputados que a la victima?" y eche por tierra la tarea policial.
A la vez, Nicosia calificó el delito solo como "lesiones leves", lo que tiene una expectativa de pena de un mes de prisión, liberó a los sospechosos y le respondió al funcionario fiscal: "esto es un tribunal no una iglesia".
Ante tal circunstancia, Olazábal indicó a este diario que la decisión del juez "raya lo personal, pareciera".
Por todo ello, el representante fiscal hizo reserva de impugnación como lo hizo la semana pasada ante el mismo juez que sobreseyó a Romina "La Pepa" Varas, quien estuvo prófuga de la Justicia cinco meses por su presunta vinculación al homicidio de Walter Leiva, ocurrido a principios de año.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico