Neuquén atrae al turismo con “El camino de los 7 lagos”

En esta provincia existen más de 30 lagos rodeados de bosques y picos cordilleranos. El recorrido atraviesa los Parques Nacionales Lanín y Arrayanes, y presenta actividades náuticas, cabalgatas, pesca y acampes.

Frondosos bosques, espejos de agua de increíbles colores y encantadores poblados de montaña son algunas de las riquezas naturales que exhibe el camino de los Siete Lagos que tiene como principal protagonista a Neuquén, uniendo a tres parques nacionales, y a los  centros turísticos de Villa Pehuenia, Aluminé, Caviahue, Piedra del Aguila, Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Villa la Angostura, Villa Lago Meliquina y Villa Traful.
Este recorrido representa una excelente alternativa para el turista que desea viajar en vehículo junto a su familia o que quiere vivir una aventura de mochilero en el inicio norte de la Patagonia argentina.
Al comenzar el recorrido, por Neuquén, el primer atractivo que se encuentra es el Parque Nacional Lanín, con su volcán de 3.776 metros sobre el nivel del mar, nieves eternas y más de veinte lagos rodeados de bosques de pehuenes, raulíes y robles pellín.
Este parque tiene un sistema de manejo conjunto con el pueblo mapuche, habitantes originarios de la región, por lo que la visita al Lanín es una verdadera experiencia cultural. Además, la ciudad cabecera es San Martín de los Andes, que cuenta con una amplia gama de servicios turísticos de alta calidad.
Dentro del área protegida se encuentra el Lago Quillén, rodeado de bosques y asentamientos mapuches. Al mismo se accede por un camino de ripio. Sus aguas invitan a la pesca y también a diversas actividades náuticas. Sólo cuenta con un camping para servicios.
Siguiendo el camino de los Siete Lagos se llega a la península Quetrihué y al Parque Nacional Los Arrayanes. Sobre el extremo norte del lago Nahuel Huapi crece un bosque de arrayanes, único por sus características y sus cortezas rojizas con irregulares manchas blanquecinas y flores blancas.
En el área protegida no está permitido acampar, pero sí es posible alojarse en sitios cercanos, como la pintoresca Villa La Angostura. El circuito finaliza en el magnífico Parque Nacional Nahuel Huapi y en su ciudad cabecera, San Carlos de Bariloche, en la provincia de Río Negro, un destino elegido por visitantes de todo el mundo. Esta fue la primera zona protegida de Argentina, ocupa alrededor de 700 mil hectáreas y toma su nombre del lago Nahuel Huapi de 560 kilometros².
La zona poblada por mapuches, a la que posteriormente llegaron aventureros, colonos e inmigrantes, ofrece una gran diversidad de propuestas para experimentar una belleza difícil de describir con palabras. Lagos, montañas, senderos que atraviesan bosques, paseos lacustres, fauna autóctona como el huemul (Monumento Natural), el cóndor o el pudú (uno de los ciervos más pequeños del mundo), hacen de este sitio un lugar inolvidable durante las cuatro estaciones del año, pero especialmente en verano, cuando las temperaturas permiten disfrutarlo con mayor tranquilidad.
El camino de los Siete Lagos ofrece distintas alternativas, entre ellas la posibilidad de disfrutar numerosas actividades de aventura como pesca deportiva, cabalgatas, trekkings de diferentes niveles, salidas de kayak y safaris fotográficos y mountain bike, entre otras.
Además, en diversos puntos del recorrido se visitan distintas comunidades mapuches que aún conservan sus ancestrales costumbres y trabajos en la tierra.
También se pueden visitar estancias y establecimientos agroturísticos, comunidades Mapuche y circuitos relacionados con el turismo religioso. Además, de realizar el avistaje de más de cien especies migratorias y del majestuoso cóndor, en lo más alto de los Andes, lo que conforma una experiencia única para disfrutar en esta zona.
La Patagonia de los Lagos es reconocida también por sus artesanías y su gastronomía elaborada con productos típicos como rosa mosqueta, carnes de ciervo y jabalí.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico