Peritos de la Fiscalía levantaron muestras en los calabozos de la Seccional Cuarta

Los licenciados en Criminalística del Ministerio Público Fiscal Marcos Ghiberto y José Díaz realizaron ayer una inspección ocular en las celdas de la Seccional Cuarta junto a los fiscales Juan Carlos Caperochipi y Martín Cárcamo y el funcionario Cristian Ovalle. Se realizó una planimetría en el lugar y se levantaron muestras que serían de manchas de sangre, a cinco días de ocurridas las presuntas golpizas y "torturas" que los padres de los detenidos denunciaron.

Ayer los licenciados en Criminalística del Ministerio Público Fiscal Marcos Ghiberto y José Díaz realizaron una inspección ocular en los calabozos de la Seccional Cuarta bajo la supervisión del jefe de fiscales Juan Carlos Caperochipi.
Tanto Ghiberto como Díaz realizaron una planimetría del lugar de los calabozos, un relevamiento fotográfico y el levantamiento de rastros, entre ellos de supuestas manchas de sangre.
Esas muestras serán analizadas en el Laboratorio Regional Forense de la Procuración Fiscal y lo que se buscará es cotejar las mismas con las de los detenidos que habrían sido víctimas de lesiones y escoriaciones mientras estaban custodiados por personal de la Seccional Cuarta.
Estas lesiones de cinco detenidos fueron constatadas por profesionales del Cuerpo Médico Forense en la jornada del martes. La diligencia judicial de ayer demandó varias horas.
Ya el mismo martes el juez penal de Ejecución, Alejandro Soñis había realizado una inspección en la Seccional Cuarta.
El fiscal Martín Cárcamo es quien lleva adelante la investigación por presuntas vejaciones sufridas por detenidos, condenados y procesados.
También el martes se dispuso el traslado desde la Seccional Cuarta a la alcaidía policial de tres condenados. Mientras que en el caso de uno de los detenidos, imputado en un homicidio, se dispuso su traslado a la Seccional Quinta de Policía.
El fiscal Cárcamo se reunió con los familiares de los detenidos y les explicó cuáles eran los pasos a seguir en la investigación penal.
Cárcamo incluso explicó que en caso de comprobarse el delito investigado, conlleva para los policías involucrados una pena de inhabilitación para ejercer cargos públicos, por lo que pueden ser expulsados de esa fuerza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico