Policías asistieron un parto tras un llamado al Comando Radioeléctrico

El equipo de trabajo del Comando fue destacado por su capacidad de acción dado que meses atrás también lograron salvar la vida de un hombre de 90 años que podría haber perecido por intoxicación. Esta vez el operativo también obtuvo un resultado positivo y los efectivos posaron con el bebé.

Personal policial del Comando Radioeléctrico de Río Gallegos colaboró en la asistencia de una parturienta. La guardia fue alertada en la madrugada del domingo de una emergencia en un domicilio de calle Leopoldo Lugones 1100 donde había una mujer con contracciones. Los agentes le brindaron recomendaciones a la persona que llamó y le solicitó que aguarden el arribo de los policías y de la ambulancia del Hospital Regional.

Al domicilio arribaron el sargento Nicolás Contreras, la cabo Primero Cecilia Ruiz y la cabo María Hueicha quienes se encontraban de patrullaje. Asistieron a una joven de 22 años, que se encontraba en trabajo de parto avanzado. Fue la cabo Ruiz quien desempeñó de partera y cerca de las 3:00.

Minutos después, llegó una ambulancia y se decidió el trasladado a la joven y de su bebé para que sean sometidos a exámenes en el hospital.

El jefe del Comando Radioeléctrico, comisario Miguel Santibáñez, destacó la labor del personal policial a su cargo. "Valoro el profesionalismo del personal, tanto de la guardia y principalmente de las patrullas quienes con su accionar, lograron con éxito cumplir sus funciones", afirmó Santibáñez.

Y recordó que en el pasado mes de marzo dos policías salvaron la vida de un hombre que se había descompensado por intoxicación con monóxido de carbono. Los efectivos del Comando Radioeléctrico que se encontraban de patrullaje fueron alertados de que había una persona aparentemente sin signos vitales en un domicilio de calle Mariano Moreno al 1100 de Río Gallegos.

Fueron los cabos Díaz y Ferrarassi, quienes acudieron rápidamente a la vivienda y auxiliaron a un hombre de 90 años, que había dejado en marcha su automóvil en el garaje, anexo a la vivienda, la cual estaba con todas sus ventanas y puertas cerradas, salvo la que comunica con el garaje. El monóxido de carbono que generó el vehículo invadió las instalaciones y provocó que el dueño de casa se desvaneciera y fuera hallado por un familiar y luego auxiliado por los policías del Comando Radioeléctrico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico