Reconoció que abusó de su hija y lo condenaron a 8 años de prisión

Una pena de 8 años le fue impuesta ayer a un sujeto que abusó sexualmente de su propia hija durante 2 años y en por lo menos en 7 ocasiones. Fue en el marco de un juicio abreviado donde el depravado reconoció su responsabilidad y se declaró culpable de todos los hechos que le fueron incorporados a través de la acusación fiscal.

El acuerdo de juicio abreviado al que arribó el fiscal general, Martín Cárcamo, con el imputado y su defensor particular, Alejandro Fuentes, fue puesto a consideración del juez penal, Alejandro Soñis.

El acuerdo está relacionado con un delito contra la integridad sexual, donde el imputado admitió voluntariamente su participación en los hechos que se le atribuyeron, las circunstancias de tiempo, modo y lugar; como así también la pena de 8 años de prisión efectiva.

Los hechos fueron calificados jurídicamente como “abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por ser cometido por el ascendiente y contra una menor de dieciocho años, aprovechando la situación de convivencia preexistente, al menos siete hechos en concurso real”, en calidad de autor para el condenado.

Según la información a la que accedió El Patagónico, los abusos ocurrieron entre el 7 de abril de 2010 y el 7 de abril de 2012, cuando la menor víctima contaba con 10 y 12 años de edad. El imputado, padre de la menor, mientras se encontraba a solas con ella la sometía sexualmente.

Las partes coincidieron en fijar la pena en 8 años, estimándola adecuada en razón de la naturaleza del hecho y la extensión del daño causado a la menor.

El imputado, por su parte, aceptó someterse a un tratamiento psicológico durante el plazo de condena. Por último, las partes renunciaron a los plazos de impugnación y aceptaron mantener la prisión preventiva que viene cumpliendo el imputado hasta que el fallo adquiera calidad de cosa juzgada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico