Resisten cambios en la educación que se imparte en el Liceo Roca 

Un grupo de padres y exalumnos del Liceo Militar protestan por la facultad del Gobierno nacional de traspasar este tipo de instituciones de Defensa a Educación. Están preocupados por la supresión de las prácticas de tiro.

En parte de la comunidad educativa del Liceo Militar General Roca de Comodoro Rivadavia hay preocupación. Es que según un grupo de padres y exalumnos del establecimiento, el Gobierno nacional avanza en un plan de reformas en los espacios curriculares. Esto implicaría, por ejemplo, que se eliminen las prácticas de tiro.

En diálogo con El Patagónico, Pablo Bustamante sostuvo que el primer paso que se estaría dando sería quitarles la dirección de los mismos a las autoridades de las Fuerzas Armadas, que la ejercen desde el Ministerio de Defensa.

“Esto significaría que Agustín Rossi sea el nuevo rector y los liceos pasarían a ser controlados por el Gobierno nacional y no por los militares. El miedo de los padres es que el liceo pase a vivir la realidad el resto de los colegios públicos”, subrayó el vocero.

“Una de las cosas que quieren atacar es terminar con las prácticas de tiro y avanzar con los espacios curriculares”, acotó.

Asimismo, manifestó que no se trata de un movimiento local sino de algo que se da en los otros ocho liceos militares dispersos por el país.

“Se están movilizando porque ven que quieren avanzar sobre el establecimiento y todavía no se hace efectivo el traslado porque la gente se ha manifestado en contra”, destacó Bustamante.

Asimismo, recordó que hubo un intento de cambiar los espacios curriculares de los liceos militares durante la gestión de Nilda Garré al frente del Ministerio de Defensa. “En el 2013 se comenzó con un proceso para ir modificando lo que es hoy todas las prácticas que se hacen en el liceo. Luego llegó Cambiemos y se detuvo esa idea, pero ahora volvieron sobre los mismos pasos. Quedó en el medio y la idea es ir modificando hasta poder controlar institucionalmente a los liceos”, aseguró.

“El miedo de los padres es que desde el Gobierno intenten controlar el Liceo y que la realidad de los colegios públicos se traslade a la institución. Ya sabemos que en Chubut hace cuatro años que los chicos no tienen clases y ese es el gran miedo. Es un colegio de mucho prestigio, que se autofinancia y que tiene una matrícula plena cubierta. Hay sobredemanda y persiste el miedo de que eso se vaya perdiendo”, afirmó.

Este grupo de padres y exalumnos considera que “el liceo es un orgullo para toda la Patagonia. Nos representa a todos. La idea es que no llegue a concretarse el traspaso al Ministerio de Defensa. No queremos que eso ocurra”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico