San Rafael todo el año

En los últimos años esta ciudad del sur mendocino logró lo que pocos destinos: consolidarse como atractivo turístico durante las cuatro estaciones. Un lugar que deslumbra con variedad y calidad de productos y servicios.

Confiados en su gastronomía, los paisajes, las bodegas, la amplia oferta de servicios y actividades, en San Rafael se respira optimismo, tanto en el sector público como en el privado.

“Tenemos la suerte de ser un destino que se puede aprovechar en todas las temporadas. Con nieve o con sol, e incluso con días de lluvia, acá en San Rafael hay actividades para todos y todas...”, asegura Gonzalo Tortosa, presidente de la Cámara de Turismo local.

“Somos optimistas de cara a la temporada estival. Sin dudas será un gran verano”, anuncia desde el ámbito privado Jorge Royon, titular de Millanti Viajes. “Es importante que el visitante se contacte con agencias de viajes habilitadas”, advierte Royon y concluye: “Muchas veces de eso depende el éxito o el fracaso de las vacaciones”.

Algunas razones que justificarán la visita a San Rafael en víspera del verano son las siguientes:

- Excursión a Las Leñas

Es un paseo de día completo, en el cual se vivencia a pleno la Cordillera de los Andes y se disfruta toda la magia que ella regala en esta época del año.

Durante el recorrido el camino nos deleita con diversos paisajes, como las Salinas del Diamante, cerros importantes y la majestuosidad de las montañas.

Se visita la Laguna de la Niña Encantada, como así también los “Pozos de las Ánimas”, lugares de inmensa belleza natural y de aguas claras.

A la hora del almuerzo, nada mejor que degustar los sándwiches de jamón crudo (con tomates secos, quesos, pastas, rúcula y aceite de oliva, entre otros productos) de “Jamón del Medio”.

Una vez en el destino se puede recorrer el complejo, que cuenta con servicios e infraestructura para pasar esas horas disfrutando del lugar. Después de semejante jornada, a la vuelta lo mejor es descansar.

- Villa 25 de Mayo y Los Reyunos

Este recorrido propone un viaje a través del tiempo, a pocos kilómetros de la ciudad, en la pintoresca Villa 25 de Mayo, se encuentra el Fuerte San Rafael del Diamante.

Declarado Monumento Histórico Nacional, fue una de las últimas construcciones de la colonización española, y ha tenido un papel fundamental en la defensa del territorio, con historias que vale la pena descubrir.

Luego se llega a Los Reyunos, donde se encuentra la represa que contiene al Río Diamante, gracias a la cual se ha formado un lago artificial de una belleza y colores muy llamativos.

Los cerros y rocas que no llegaron a taparse por completo por el agua, emergen mostrándose con curiosas y famosas geoformas, como “La Ballena” o “El Elefante”. Todo esto se puede visitar con las lanchas que salen de manera permanente. Los más aventureros tendrán una posibilidad única de hacer tirobangi atravesando el lago, una emoción única para los que aman la adrenalina.

- Bodegas, viñedos, olivares y restaurantes boutique

Famosa por sus vinos, las visitas a las bodegas son casi obligatorias. Algunas renombradas mundialmente como Bianchi, otras más locales como Finca El Nevado o Ibarra (donde también se pueden comer platos gourmet de calidad), pero todas ellas con atención de primera y ganas de mostrar lo que hacen a quien quiera aprender sobre este apasionante mundo. San Rafael además ofrece una variada y amplia oferta gastronómica. Básicamente hay de todo, desde paradores para comer rápido y barato hasta restaurantes en el centro de la ciudad (recomendada la trucha al roquefort de Tienda del Sol); o bien siguiendo la última tendencia, comer puertas adentro (un ejemplo de esto último es “L’Obrador”, lugar recomendado para ir con apetito).

- Parque Aventura

A pocos kilómetros de San Rafael, y recientemente inaugurado, seguramente se convertirá en un lugar de peregrinación para los amantes de la adrenalina. Los puentes suspendidos, tirolesas, rappel y otras actividades de aventura no defraudan al visitante. Antes o después, un chapuzón en la espectacular piscina a la vera del cerro, y finalmente las reposeras invitarán a un descanso al sol.

- El Nihuil, Cañón del Atuel… ¡y rafting!

Tal vez sean las bellezas más conocidas de San Rafael, ya que cualquiera que haya ido sin duda lo recomienda hasta el cansancio. La primera parada se hará en El Nihuil, lugar donde se puede ir a las playas y bañarse en el agua clara y cristalina y, por supuesto, comer algo para empezar a recorrer el circuito del Cañón.

Una vez adentro del Cañón, se va observando todo el aprovechamiento hidroeléctrico de las aguas del Río Atuel, con sus tres centrales y sus respectivas represas. Además, las paredes del Cañón -a veces de con más de 130 metros de alto- muestran diferentes geoformas para divertirse y buscarle similitudes a personajes, objetos o animales.

Finalizado el circuito, deslumbra el lago de Valle Grande, con la central hidroeléctrica Nº 4 al pie del dique, y luego llega la hora del infaltable rafting. Cabe destacar que no es peligroso ya que cualquiera puede hacerlo.

- La Ciudad

Si de museos se trata, el Museo Histórico Militar también es una parada obligatoria para conocer más acerca de los orígenes de San Rafael, al igual que el Museo Municipal Ferroviario, ubicado en la exestación ferroviaria, donde se encuentra además la primera locomotora que llegó a la ciudad, a principios del siglo pasado, lo que generó un crecimiento comercial y poblacional que modelaron a la zona como la conocemos hoy.

La plaza San Martín (en pleno centro de la ciudad) y la Plaza Francia y Parque de los Niños, es el paseo obligado de las nochecitas sanrafaelinas, donde se puede respirar la esencia de los lugareños. Otro punto imperdible, a muy pocos kilómetros del centro, es el Laberinto de Borges, una joya que hay que ver y en la cual vale la pena perderse y encontrarse.

- Servicios para todos los públicos

A la hora de alojarse en la ciudad, hay desde hoteles boutique hasta grandes y cómodos 4 estrellas con todos los servicios para los más exigentes (Vecchia Terra o Tower, entre los más conocidos), u hoteles familiares céntricos (Patios del Mediterráneo se destaca en su relación precio-calidad), hasta más económicos de una o dos estrellas. También hay cabañas, apart hotel, hostels y camping.

COMO LLEGAR
San Rafael tiene excelentes accesos y rutas en buen estado. Además la ciudad cuenta con un aeropuerto de cabotaje, con vuelos regulares desde Buenos Aires. También se puede acceder por vía terrestre, utilizando las rutas nacionales Nº 40, 143 o 146, según el punto del país desde donde se acceda.

Más info: www. camtursanra- fael.com.ar

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico