Se estrena Duna, la remake del clásico de 1984 de David Lynch

En simultáneo con el resto del país, este jueves 21 de octubre el Cine Coliseo estrena la nueva adaptación, dirigida por Denis Villeneuve, de la novela de ciencia ficción de Frank Herbert: Duna. 

Diez mil años en el futuro, las familias nobles de la galaxia se disputan el control de los planetas. El más codiciado es Arrakis, también conocido como Duna, en donde se encuentra el bien más preciado de la galaxia: la especia melange. Quien controle su producción, controlará la galaxia. El Duque Leto Atreides ha sido designado por el emperador para administrar el peligroso planeta, por lo que se traslada allí junto a su familia: su esposa Lady Jessica y su hijo Paul. Inmediatamente correrán los riesgos de estar en la mira de sus enemigos, especialmente el Barón Vladimir Harkonnen.

En un futuro lejano, en medio de imperios interestelares feudales en expansión, hay planetas controlados por casas nobles e innobles. Sin embargo, Duna se basa en las relaciones y las luchas humanas. La película trata sobre personas reales y temas complejos como la ecología, la evolución y la supervivencia, y también las batallas diarias que libran los seres humanos en torno al amor, la lealtad y el deber, la traición, el poder sobre nosotros mismos.

Duna es un espejo de la sociedad en la que vivimos hoy. Villeneuve descubrió que “hay muchas formas de abordar la historia de Dune, pero una de ellas, uno de los ángulos principales, es la historia muy humana de la familia Atreides que cae en la trampa que le tiende el Emperador, que está cada vez más celoso de su creciente popularidad”.

“Descubrí el libro en mi adolescencia y recuerdo que me fascinó su poesía, por lo que decía sobre la naturaleza y por el auténtico protagonista de la historia”, cuenta Villeneuve. “Yo estaba estudiando ciencias y pensé en convertirme en realizador o en biólogo por la forma en que Frank Herbert abordaba la ecología en el libro, de manera tan innovadora, tan rica, tan poética, tan poderosa. Su visión de la naturaleza era absolutamente fascinante con todos esos ecosistemas que creó. Su exploración del impacto y el caos causado por el colonialismo era un retrato del siglo XX que sigue siendo relevante en la actualidad. Y también había un joven luchando con su identidad, tratando de encontrar su lugar en el mundo, como yo mismo estaba haciendo. La forma en que Paul descubre su identidad a través de otra cultura me pareció asombrosa”.

La intemporalidad homérica de la novela y la asombrosa capacidad de su autor para predecir el futuro son indiscutibles. Dentro de las diversas facciones en el universo de Dune están los Mentats, que son como ordenadores humanos; los Navegantes, que pueden predecir la alineación de las estrellas para los viajes espaciales; y las Bene Gesserit, mujeres que representan la religión y pueden influir en los acontecimientos y tomar decisiones que ayudan a mantener el equilibrio en el universo. Luego están las Casas de Atreides y Harkonnen, que luchan por el control de la Especia, una sustancia que permite a las personas ver el futuro y es el elemento que hace que Arrakis sea tan valioso. Por último están los Fremen que son los habitantes tribales de Arrakis que respetan la tierra. Han sido relegados al estatus de ciudadanos de segunda clase, pero Paul, un hijo noble de la Casa Atreides, se siente atraído espiritualmente por uno de ellos, Chani.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico