Se quiso llevar una bicicleta en las narices de la policía

La Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia detuvo a Alexander Montenegro, de 18 años, alias "El Mormón", quien ayer al mediodía en la calle Código 556 rompió la cámara de seguridad de una vivienda y tomó una bicicleta del mismo patio en el que el lunes ya se había llevado otra.

Pero esta vez no tuvo suerte porque en el interior de la vivienda había integrantes de la Brigada que estaban observando las cámaras para dilucidar el robo del día anterior.

“El Mormón”, alias que se ganó Alexander Montenegro entre los pibes del San Cayetano porque concurría a una iglesia utilizando saco, camisa y corbata durante su niñez, fue detenido el martes al mediodía por intentar robar del mismo patio otra bicicleta.

Es que ya era investigado por haber sustraído durante la jornada del lunes una bicicleta de un patio de la calle Código 556 y personal de la Seccional Sexta de Policía le había dado participación a efectivos de la Brigada de Investigaciones para que reunieran evidencias en su contra y avanzar con algún pedido de allanamiento para recuperarla.

Sin embargo, para sorpresa de los investigadores ayer al mediodía cuando observaban las imágenes de las cámaras de seguridad de la vivienda desde el interior de la propiedad, “El Mormón” volvió a visitar el lugar y apareció en el mismo patio. Rompió la cámara de seguridad e intentó llevarse otra bicicleta, pero los policías que estaban intentando extraer las imágenes de las cámaras lo detuvieron en la cuadra siguiente, en 557 al 2.300, una cuadra antes de llegar a su casa.

En febrero de este año, en el interior de la Línea 1 de transportes Patagonia Argentina, cuando comenzaba su recorrido en la calle Huergo y Pieragnoli, frente a la Seccional Séptima, “El Mormón”, sin mediar palabras, le pegó una piña a un pasajero menor de edad para robarle el teléfono y se bajó de la unidad para escapar por la calle Ramón Lorenzo.

En plena huida, tras amenazar a un automovilista, se subió a un vehículo y luego se bajó sobre Calle 1 y Balbín del barrio San Cayetano. Allí se enfrentó con los agentes a piedrazos. El policía de la comisaría Séptima, Fernando Muñoz, sufrió entonces una fractura en su mano derecha, mientras que la agente Vanina Vilca -también de esa jurisdicción- sufrió lesiones en el antebrazo derecho.

El móvil policial fue dañado en uno de sus vidrios y así Montenegro volvió a sumar una causa más en su abultado expediente policial que supo cosechar durante su minoría de edad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico