"Si me vas a asaltar, vení adentro"

Un hombre cargó 1.800 pesos de combustible en la estación Eureka y se fue sin pagar. El playero al ver que le hacía ademanes con la mano como que tenía un arma en la cintura, le gritó que si lo iba a asaltar que entrara a la oficina, pero el delincuente ante el desafío del trabajador decidió escapar.

El supuesto cliente pidió que le cargaran nafta a un Volkswagen Gol rojo en el que llegó hasta la estación de servicio de Kilómetro 3 a las 3:10 de ayer y se escapó sin pagar.

El ladrón estaba acompañado de otra persona, y a la hora de pagar según el testimonio del playero de la estación YPF, se fue.

Antes se bajó del automóvil y comenzó a hacer ademanes a la altura de la cintura como simulando tener un arma de fuego. En ese momento el playero le gritó: “si me vas a asaltar, vení adentro” y el delincuente escapó.

En el caso investigado por el Ministerio Público Fiscal interviene la Seccional Primera de Policía que caratuló provisoriamente el caso como hurto, ya que la sustracción del combustible se realizó sin utilización de la violencia.

OTRO ASALTO EN EL ROCA EN MENOS DE 48 HORAS

En menos de 48 horas, delincuentes cometieron un nuevo asalto con un arma de fuego en el barrio Roca. Fue el jueves cuando un joven de 19 años denunció en la Seccional Tercera que entre 22:10 y 22:15 lo asaltaron en momentos en que caminaba por las calles Portugal y Esquel. Los delincuentes que eran dos, portaban arma de fuego y un cuchillo. Le robaron una mochila con zapatillas de básquet marca Jordan marca 42/43, valuadas en más de 6 mil pesos y un llavero con llaves de su casa.

Un día antes, el miércoles a la noche un joven de 28 años había denunciado en la Comisaría Tercera a las 21 de ese día fue interceptado por dos delincuentes, uno de ellos esgrimiendo un arma de fuego y un cuchillo. Le llevaron una notebook y un teléfono Samsung Galaxy J7. Los delincuentes se escaparon por calle Atahualpa Yupanqui en dirección a la avenida Canadá.

En ambos casos trabaja la Brigada de Investigaciones. Fueron cometidos en un radio de pocas cuadras de distancia y bajo el mismo modus operandi.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico