Tagliapietra recusó a la jueza Yáñez por parcialidad en la causa del submarino

Finalmente ayer se produjo la "implosión" judicial que se venía gestando desde hace varios meses en el marco de la causa por la que se investigan responsabilidades penales por la tragedia de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan. Uno de los querellantes, Luis Tagliapietra, recusó a la jueza Marta Yáñez endilgándole no solo parcialidad en el caso sino también animosidad manifiesta contra su persona y su profesión.

Caleta Olivia (agencia)

Exactamente a las 9:30 de ayer, el abogado y padre de uno de los marinos fallecidos en el luctuoso suceso ocurrido el 15 de noviembre de 2017, hizo llegar a la mesa de entradas del Juzgado Federal de esta ciudad un escrito de doce hojas a través del cual le solicita a la magistrada que acepte la recusación, fundamentada en una serie de elementos “objetivos y subjetivos”.

En este contexto ya era vox populi las serias discrepancias que existían entre Marta Yáñez y Luis Tagliapietra, las que comenzaron cuando la magistrada prohibió a todos los querellantes que fotocopiaran las actas de las declaraciones de testigos, por lo cual Tagliapietra presentó a mediados de esta semana una queja formal en la Cámara Federal de Apelaciones que tiene asiento en Comodoro Rivadavia.

Pero eso solo era la punta del témpano del enfrentamiento entre ambos ya que en reiterados ocasiones el abogado declaró ante éste y otros medios periodísticos de todo el país que la jueza no solo mantenía estancada la causa, limitándose muchas veces a requerir insulsas declaraciones testimoniales, sin citar a testimoniales y formular imputaciones.

Por otra parte, era evidente que a la magistrada le había puesto el ojo por ciertas bromas que el abogado había hecho trascender a través de whatsapp y redes sociales; también por una denuncia sobre falsificación de firmas de familiares de submarinistas fallecidos que no le habrían brindado su consentimiento para que los represente; y por una presunta agresión verbal hacia otras dos abogadas querellantes, Valeria Carreras y Lorena Arias, entre otros motivos.

A esto se suma el hecho que la abogada asociada a Tagliapíetra, Sonia Kreischer, decidió separarse por diferencias de criterios en la causa y las versiones de que él había mantenido serias discusiones

con otros tres familiares que lo acompañaron durante la búsqueda del submarino a bordo del buque “Seabed Constructor”, Silvina Krawczyk, José Luis Castillo y Fernando Arjona.

“MANIFIESTA PARCIALIDAD”

De esta manera puede explicarse que en uno de los párrafos iniciales del escrito presentado ayer, Tagliapietra le manifiesta a la jueza que “es dable, doctora, que llego a intentar este medio procesal luego de ver agotadas todas las vías de diálogo en todos los ámbitos posibles a los efectos de revertir su animosidad manifiesta respecto a mí como persona y como profesional”.

En ese mismo marco le indica que estaba ya cansado “de insistir constantemente a través de mis presentaciones en el expediente, a los fines de revertir su manifiesta parcialidad” en la investigación por lo sucedido con el ARA San Juan.

Sobre esto último, le reprocha haber mantenido reuniones (que no informó a las querellas) con el actual jefe de la Armada, contralmirante José Luis Millán, y con el capitán de navío Gabriel Attis (jefe del apostadero naval Mar del Plata), quien “evidentemente conocía en detalle el video y las imágenes del hallazgo” del submarino mucho antes que los deudos de los tripulantes.

Asimismo, le atribuye haber almorzado el 12 de abril de este año con la cúpula de la Armada en el edificio Libertad, “en condiciones de absoluto hermetismo, situación irregular e innecesaria para un juez a cargo de una causa que gira en torno a responsabilidades del personal de dicha institución”.

Por otro lado, le atribuye haber adelantado su opinión cuando el 4 de mayo de 2018 se reunió en Comodoro Rivadavia con integrantes de la Comisión Investigadora de la Armada, diciéndoles que “acá pueden salir todos sobreseídos”, en alusión al personal de la institución naval.

Para refrendar su postura, aseguró que la senadora nacional por Rio Negro, Magdalena Odarda, fue testigo de esa conversación.

REUNION “RESERVADA”

CON EL MINISTRO AGUAD

Otra de las acusaciones que le hace a la jueza es haberse reunido el 22 de noviembre de 2018 con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, de manera “reservada” en el despacho del funcionario, algo que tampoco hizo conocer a las querellas y sin tener en cuenta que el titular de esa cartera “se encuentra en la línea de responsabilidades (por la tragedia del ARA San Juan), por lo que indubitablemente resulta parte interesada”.

Tagliapietra consideró que estas y otras pruebas llevan a que esté “severamente afectada la garantía constitucional de imparcialidad” de la jueza, “lo que invalidaría cualquier pronunciamiento jurisdiccional que se adopte en virtud de las actuales circunstancias”.

Por último, vale señalar que si Yáñez decide no apartarse de la causa -que es lo más probable-, el querellante podría presentar un recurso para ese fin ante la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico