Trans y discapacitados, las víctimas de Milei en Trelew

“Sepan que hay en Trelew una travesti desocupada y formada”, dijo la primera funcionaria trans en Trelew Nadia Zuñiga. Fue despedida justo el día del Orgullo LGBTQ+. Se quedaron desempleadas todas las personas que ingresaron por el mismo cupo que Nadia y las personas con discapacidad.

Nadia Zuñiga abrió caminos en Trelew y hoy se los cerraron a ella. En 2015 fue la primera mujer trans en ocupar una Dirección en la Municipalidad. Fue la de “Diversidad y Género” en la gestión de Adrián Maderna. Hoy, a 9 años de intenso trabajo sobre los derechos y las garantías de las personas, recibió su telegrama de despido luego de ganar (en noviembre de 2023) un concurso e ingresar (incluida en el cupo trans) en Desarrollo Social. La motosierra de Javier Milei no perdonó a nadie. “Sepan que en Trelew hay otra travesti desocupada; y formada” dijo, a la vez que remarcó que “al asumir se dijo que los cupos por discapacidad y travesti trans no se tocaban. Bueno, lo borraron con el codo”, graficó.

El efecto dominó de despidos y malestar en la sociedad en general (pero más aún en las minorías) por la pérdida de empleos y vulneración de derechos desde diciembre a la fecha parece no tener freno. Ni control. Ni coherencia. En una entrevista con Jornada y Cadena Tiempo, Nadia Zuñiga confirmó el peor escenario de la comunidad LGBTQ+ (marginada históricamente) y de esas personas con discapacidad que con ansiedad esperaban un empleo. Todas fueron despedidas en un paquete que incluyó más de 2000 trabajadores del Estado que recibieron su telegrama informándoles el cese de sus tareas. La lucha se renueva, lo que se consiguió con sudor en las calles, retrocedió en estos 6 meses con furia y destellos de odio por parte de un gobierno que no repara en los Derechos Humanos. Y niega lo innegable. Pero habrá que rearmarse y volver a comenzar, porque el resultado de cambiar la realidad de tantas personas, lo vale.

“Fui a Nación como empleada en el Desarrollo Social, en el Centro de Referencia de Trelew. Un espacio maravilloso. Muy capacitada y formada. Me sentí muy cómoda trabajando. Muchos se acercaban a Yrigoyen 1126. Es importante remarcar el trabajo que se lleva adelante porque aún hay compañeras y compañeros allí. Nos quedamos con la idea que los despedidos son ñoquis. Y no es así”, aclaró Nadia.

Sostuvo además la exfuncionaria y ahora exempleada de Nación que “estamos transitando un proceso de deshumanización desde diciembre. Al ir vaciando y dejando sin políticas públicas, vivimos procesos de agonía muy fuertes que de alguna forma la pudimos ir llevando adelante. Siempre circuló esto de poder acompañarnos. No solo sacando las políticas públicas, sino que fueron vaciando el espacio público. También, quienes hacen territorialidad. Luego desaparece el CAJ (Centro de Atención de la Justicia), quisieron hacer lo mismo con el INADI, que trabaja en ese edificio y también el Programa de Mujeres y Género que desaparece por completo” enumeró, agregando otros organismos más que cierran un paquete de medidas desalentadoras para quienes estaban empezando a ver una salida tras situaciones adversas: los más vulnerables.

Era inimaginable que sucediera en 2024 con los avances gigantescos que en materia de Género y Derechos Humanos se habían alcanzado; pero el telegrama de despido le llegó a Nadia Zuñiga este 28 de junio. Justo en el Día Internacional del Orgullo LGBTQ+ donde se visibilizan las necesidades y las faltas de políticas públicas que garanticen la inclusión y bienestar de las personas de esta comunidad. Y de la sociedad toda.

¿Qué decía el telegrama? “Que no se renovaba el contrato por tres meses. Pero hay un pequeño detalle; yo ingreso a través del cupo trans. En uno de los primeros decretos nos dieron a entender que a los empleados que ingresaron por discapacidad y trans no se tocaban. Eso, que escribieron y firmaron, lo borraron con el codo. Entonces, eso es lo triste de las leyes que garantizan Derechos: están vacías de contenido”.

Sostuvo Nadia que sí, que la legislación está vigente pero al Gobierno “no le importa nada”. Ejemplificó que al aprobarse la Ley de Bases, no hubo ninguna pronunciación. “Como sociedad nos pasa algo. Hoy se usa mucho la palabra “adoctrinamiento” en el área de género. Pero yo diría que nos adoctrinaron tanto que nos da miedo reclamar”, reflexionó.

Agregó Nadia que “vivimos en un país en el que puedo adherir a pensamientos que quiero o deseo. Creíamos que teníamos esa libertad. Terminamos odiando a las personas que tenían un plan y es un derecho. Pero no nos pasa lo mismo con empresas que se llevan todo del país y están subsidiadas”, comparó.

CUPO TRANS Y DISCAPADIDAD: DESEMPLEADOS

Confirmó además un dato doloroso y hasta vergonzante ante la mirada del mundo. “las personas que ingresamos a nivel federal de todas las provincias con el cupo travesti-trans, quedamos todas despedidas. Nos fueron despidiendo de a poco. De a cuatro, cinco, diez. Estoy hablando del Ministerio de Desarrollo Social de Nación. También, las personas que ingresaron por cupo por discapacidad”, un dato que descarta toda capacidad de razonamiento.

¿Qué se hace en este escenario?. ¿Cómo se sigue? Ante esta consulta Nadia dijo que “es importante empezar a defender las leyes. Apelo a lo colectivo. Porque yo sola sería un número más. Es una historia menos que queda en el Estado. Tenemos que empezar a defender las leyes, quienes somos activistas. Tenemos que hacerlo. En lo personal, iré por lo judicial y recursos administrativos. Uno se queda paralizada sin saber qué hacer. Voy a ir pensando. No es un dato menor pensar que pasa con los sueños de las personas”, reveló.

Se refirió a su situación personal y bien cabe la valoración: en sus redes el mensaje que emitió Nadia a la comunidad sobre lo sucedido; más allá que la afecta de la forma más cruel, está lejos, lejísimo del resentimiento. “Trabajé toda la vida, en forma no registrada. De hambre no me voy a morir. Pero termino pensando en la comida: ¿te das cuenta? Mi sueño es llegar a vieja y voy a llegar, pero somos un montón de personas con realidades diferentes. Voy a seguir adelante. Sepan que en Trelew hay otra travesti desocupada y estamos formadas. El Estado Nacional nos formó. Tengo muchas ganas de trabajar. Voy a gritar que voy a buscar trabajo y voy a llegar a la vejez. Siempre con la frente en alto. Este fin de semana recibí muchos mensajes de solidaridad y me he sentido muy querida”, concluyó.

Fuente: Jornada

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico