Tres meses de prisión para "Casate" y su cómplice

Martín Vargas y Pablo Gauna, detenidos el sábado por cometer dos asaltos, fueron imputados esta mañana por esos delitos. El primero tenía libertad condicional por la condena que cumple por homicidio, y el segundo se había fugado de un centro de rehabilitación.

La Justicia de Comodoro Rivadavia formalizó este lunes la apertura de investigación contra Martín Nicolás Vargas, apodado “Casate”, y Pablo Luciano Gauna. Ambos fueron investigadores y detenidos por el personal de la División Policial de Investigaciones (DPI).

La funcionaria fiscal Laura Martini detalló durante la audiencia los dos robos cometidos por los acusados durante la semana pasada en la ciudad. La tarde del martes 23 de febrero Vargas y Gauna irrumpieron en el local “Barbería Baires” que funciona sobre la calle Teniente Levalle 369 del barrio Roca.

Uno de los sujetos le pegó un culatazo en la cabeza al empleado, quien estaba con un cliente. Se apoderaron de dinero, dos máquinas de cortar el pelo, dos celulares con cargadores y la mochila del cliente que contenía efectos personales.

Dos días después, la noche del jueves 25, los mismos hombres ingresaron a una vivienda de la calle Galina al 1000, en el barrio Juan XXIII. Obligaron a todas las personas a arrojarse al piso y se llevaron dos celulares, una Play Station 3 y un televisor Smart de 55 pulgadas, entre otros elementos.

La representante fiscal los imputó por el delito de robo agravado, cuya actitud de disparo no puede tenerse por acreditada, dos hechos. Argumentó las filmaciones, pesquisas, testimonios y elementos secuestrados durante los allanamientos del sábado.

Martini expuso que desde el 27 de julio de 2020 “Casate” gozaba del beneficio de la libertad condicional por la condena por el homicidio de Ana María Molina, la mujer asesinada a tiros a principios de 2012 en el barrio Isidro Quiroga. Recién en 2023 concluye esa pena.

Respecto de Gauna, este posee una condena y estaba alojado en un centro de rehabilitación de la ciudad, donde se fugó y tenía un pedido de captura por parte de la Justicia.

Ante los incumplimientos judiciales, la gravedad de los delitos, los peligros de fuga y entorpecimiento, la funcionaria fiscal pidió 3 meses de prisión preventiva para los imputados. Además, requirió el plazo de 6 meses para concluir la investigación.

Los defensores de Vargas (María de los Ángeles Garro) y Gauna (Romero) cuestionaron la medida privativa y pidieron el arresto domiciliario para sus respectivos clientes.

El juez Alejandro Soñis, quien el sábado otorgó las órdenes de allanamientos y detenciones, formalizó la investigación en los términos planteados por la Fiscalía, y decretó 3 meses de prisión preventiva para los acusados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico