Triviño recibió dos tiros en el abdomen y permanece en coma inducido

Las autoridades judiciales este viernes participaron de la audiencia de control de detención de Martín Triviño, quien el miércoles baleó a un policía y después recibió dos disparos en el abdomen. El sujeto permanece en terapia intensiva y seguirá con custodia policial.

En la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia se desarrolló la audiencia judicial respecto al grave enfrentamiento entre Martín Triviño (26) y los policías que vigilaban la casa del sospechoso de asaltar esa mañana una farmacia del barrio Ceferino.

Según se expuso durante la audiencia, Triviño se encuentra “internado en terapia intensiva, estable en coma inducido, con pronóstico favorable”. El fiscal Julio Puentes solicitó que se declare legal la detención del sospechoso debido a que fue realizada en flagrancia.

El representante fiscal detalló que el personal policial de la Brigada de Investigaciones realizaba tareas de vigilancia afuera de un domicilio de la zona de ilegales del barrio San Cayetano, a la espera de una orden de allanamiento relacionada con el robo armado a una farmacia.

En esos momentos, un sujeto caminaba con un televisor y un arma de fuego. Los efectivos le dieron la orden para identificarlo, pero por toda respuesta Triviño les habría apuntado y efectuado cinco disparos a uno de los policías de civil, quien sufrió una herida en un brazo.

Los policías respondieron y dos balas alcanzaron a Triviño a la altura del abdomen. Este caminó unos metros e ingresó a una vivienda donde finalmente fue detenido y después trasladado al Hospital Regional. Los efectivos secuestraron un arma de fuego 9 milímetros.

El fiscal calificó el delito como tentativa de homicidio agravado por ser cometido contra personal policial y por la utilización de un arma de fuego, en calidad de autor para Triviño. Puentes adelantó que le interesa la detención del sospechoso, pero deben esperar su evolución para formalizar el caso e imputarlo de ese delito. Agregó que Triviño tenía una rebeldía judicial desde junio por otra causa.

La defensora oficial, Vanesa Vera, no planteó objeción e hizo reserva del caso hasta mantener una entrevista con su cliente. Aclaró que no puede imponérsele la prisión preventiva debido a que no se realizó imputación formal del caso. Recién luego de la audiencia de apertura de la investigación podrá dictarse una medida, concluyó la abogada.

La jueza Mónica García resolvió declarar legal la detención de Triviño y entendió la reserva que efectuó la defensora pública. La situación será reevaluada cuando Vera se entreviste con Triviño. Por ello, la magistrada ordenó mantener la consigna policial en el centro asistencial y una vez que se disponga el alta médica, deberá permanecer detenido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico