Un diputado gastó en viáticos 23.000 dólares en un día

El diputado Waldo Wolff viajó a Montevideo el 11 de junio pasado, por el lapso de un día, para participar de actividades vinculadas a la conmemoración del atentado a la AMIA. Para financiar su corto periplo, la Cámara de Diputados, presidida entonces por Emilio Monzó, le concedió un viático por $ 1.055.697,75, equivalente a 23.000 dólares, en tiempos que la divisa cotizaba a $ 46. Sin embargo, el monto prefijado para los parlamentarios que se trasladan a Uruguay asciende a 253 dólares por jornada.

El dato del dispendio de más de 1 millón de pesos proviene de una resolución firmada por el ex titular de la Cámara Baja, con fecha del 7 de junio de 2019, bajo el expediente número 0532/19 avalado por Mario Alberto Álvarez, subdirector de la Secretaría Legal y Técnica de la Dirección General de Coordinación Administrativa.

La orden de pago se registra a fojas 72 de la Dirección de Tesorería. Dicha autorización ha sido observada por los propios integrantes de la bancada de Unidos por el Cambio (Ex PRO y Cambiemos) que prefirieron no responder a las requisitorias realizadas en relación a esta anómala retribución.

Al lucrativo gasto del fugaz viaje a Montevideo se le sumó un inaudito desplazamiento, tres semanas atrás, a los territorios ocupados por parte de Israel en Palestina. En esa ocasión, Waldo Wolff refrendó un documento público de aval a la colonización, cuestionada por el derecho internacional público e incluso por la política exterior argentina. Dicho posicionamiento crítico a la postura anexionista no cambió siquiera durante los últimos 4 años, de “relaciones carnales” con Washington y Tel Aviv.

Durante su periplo, el ex vicepresidente de la DAIA, participó en actividades junto al venezolano Julio Borges, autoproclamado ministro de Relaciones Exteriores del gobierno virtual de Juan Guaidó. Ambos impugnaron la decisión de la Unión Europea, que se niega desde noviembre de 2015 a importar productos fabricados por habitantes ilegales, ocupantes de territorio palestino. La UE considera que aceptar dichas importaciones supondría una evidente legitimación del estatus colonial.

UN HALCON

Luego de brindar su aval como diputado nacional, Wolff mantuvo una reunión con el primer ministro Bibi Netanyahu. El viaje de diciembre último fue el segundo realizado por Wolff en Medio Oriente. En noviembre de 2016 había acompañado a Patricia Bullrich como “representante del Congreso Nacional” a la cuarta Conferencia de Ciberseguridad, evento bienal de exposición y comercialización de aparatología informática y militar destinada a la seguridad.

Meses antes, Bullrich había deslizado al diario Clarín que: “Estamos trabajando con la Dirección de Comunicaciones de la Corte (la ex OJOTA, encargada de las escuchas telefónicas) un establecimiento de protocolo. El otro tema al que nos estamos dedicando fuerte es el de la creación de un protocolo unificado de emergencias. El diputado Waldo Wolff lo está trabajando con expertos de distintos lugares en el mundo, para saber qué hacer y cómo operar para que no se colapsen las comunicaciones y la logística”.

En diciembre de 2018, Wolff le confirmó a Baby Etchecopar lo que muchos en el Congreso saben: “Yo también –afirmó— tengo acceso a carpetas de la vida privada de mucha gente”.

En ocasión del trayecto compartido con Bullrich, se decidió la compra de materiales de espionaje por un monto de 5 millones de dólares. Además se compraron 4 lanchas militares por un valor de 49 millones de dólares.

Las embarcaciones marinas del tipo Shaldag MK II fueron producidas por el astillero Israel Shipyards y han sido equipadas con armamento de guerra (cañones de 25mm y 20 mm, inútiles para las tareas de control fluvial comunicadas por la ex ministra).

La empresa naviera Israel Shipyards, con la que Bullrich y Wolff negociaron en noviembre de 2016, fue acusada en 2018 por malversación de fondos y actividades de corrupción por la venta de embarcaciones a Nigeria, similares a las adquiridas por Argentina.

Fuente: El Cohete a la Luna

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico