Una aventura por el imponente glaciar Torrecillas

El glaciar Torrecillas, en el Parque Nacional Los Alerces, parece estar colgado de la montaña por lo que brinda una de las experiencias turísticas más memorables, en la que se puede combinar navegación y caminata, en medio de un paisaje inigualable.

El glaciar, que se desarrolló en la última glaciación, hace unos 24.000 mil años, es un ventisquero colgante en retroceso que divide su extensión en un área "limpia" y una lengua inferior "sucia", producto de los sedimentos.
Este es un tesoro que nos ha legado la última glaciación en la Patagonia, que conjuga con la belleza que conforma el Parque Nacional Los Alerces, a unos 38 kilómetros de la ciudad de Esquel.
A diferencia de los más conocidos glaciares de la Argentina, este es de tipo "circo", porque se forma sobre la montaña, dando la impresión que cuelga de la montaña.
A los pies del Torrecillas se despliega la Laguna del Antiguo, con un color esmeralda intenso, desde donde se puede apreciar las cuencas que le dieron origen al hielo glaciar.
Este sitio es el punto máximo de aproximación de los turistas al Torrecillas, luego de la navegación y posterior caminata de bajo impacto, con la finalidad de ayudar en la conservación del ventisquero.
El comienzo del paseo arranca con una caminata por un sendero de interpretación de 1.500 metros hasta el Puerto Chucao, a orillas del lago Menéndez, donde se cruza una pasarela colgante que atraviesa el Río Arrayanes -de aguas de color turquesa- que une los lagos Verde y Futalaufquen, y que se encuentra rodeado de bosque nativo, lo que constituye una postal de indescriptible belleza.
La recorrida por el sendero permite interpretar la flora y fauna del lugar descrita de manera clara mediante cartelería y fotografías tomadas desde miradores y descansos.
Puerto Chucao, a orillas del Lago Menéndez, es el punto de partida de las embarcaciones y el inicio de la navegación que atraviesa los lagos Futalaufquen y Verde, y el río Arrayanes; bordea la isla Grande, en la que habitan cauquenes y martines pescadores, y desemboca en un área que permite el primer avistamiento del glaciar que en total supera los 2 mil metros.
El trayecto navegable, que tiene una duración de casi 45 minutos, atraviesa el lago Menéndez hasta el Puerto Nuevo. Durante la excursión, la embarcación realiza maniobras para facilitar la captura de fotografías panorámicas, dándole un contexto especial de imágenes inolvidables.
Al desembarcar solo resta la caminata de ascenso, de nivel medio -unos 300 metros- con la selva Valdiviana como acompañante de la aventura, mientras los excursionistas atraviesan un hermoso arroyo de deshielo, trepan las laderas ayudados por sogas, y llegan a la Laguna del Antiguo, a tan solo 500 metros de distancia del glaciar.
La excursión tiene una duración total de entre cuatro y seis horas, y es posible experimentarla en cualquier época del año, siempre y cuando el clima lo permita. La misma se contrata en las agencias locales, ya que el acceso a la base del Glaciar se encuentra controlado para evitar la erosionar el lugar.
Entre los atractivos ineludibles de esta visita al Parque Nacional Los Alerces, se encuentran los mismos árboles que le dieron nombre al área protegida y que también son llamados "lahuanes", en lengua mapuche.
Similar al recorrido que se realiza para el Torrecillas, el visitante desembarcará esta vez en el brazo norte del lago Menéndez, desde donde se realiza una nueva caminata hasta el área denominada "El Alerzal".
Allí, se aprecian árboles muy antiguos que en algunas ocasiones superan los 70 metros de altura con una antigüedad mayor a los 3 mil años.
En tanto, en la Villa Futalaufquen se encuentra la Intendencia del Parque Nacional, el Centro de Informes y el Museo, donde se obtiene información y permisos de pesca.
Dentro del parque se sugiere al visitante regresar con los residuos que generó, evitar el corte de ramas o las inscripciones en los árboles, utilizar recipientes para lavar ropa o utensilios y para hacer fuego utilizar leña seca que esté a mano, en los fogones existentes.
El acceso al Parque Nacional se realiza desde Esquel por la Ruta Nacional 259, hasta el empalme con la Ruta Provincial 71, que atraviesa el área protegida de norte a sur.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico