El edén chubutense

Lago Puelo dejó de ser un destino de paso para quienes visitan El Bolsón, y con una completa oferta en hospedajes y establecimientos gastronómicos invita a disfrutar de la cuidada y bella localidad, sus bosques, sus senderos donde se puede practicar trekking, cabalgatas, ciclismo y recorridos lacustres.

Al Norte de la provincia de Chubut, integrando la Comarca de los Andes del Paralelo 42º se encuentra la localidad de Lago Puelo, una típica villa de montaña, cercana al lago homónimo.
Enclavada en medio de las montañas, resguardada por el cerro Currumahuida tiene una población de alrededor de 13 mil habitantes. Con su perfil netamente turístico, los nativos muestran gran interés en la atención de los visitantes. Es que allí está todo planeado para que los turistas disfruten de las bellezas naturales, en una localidad bella, armoniosa y tranquila. La idea allí es mantener la calidad de vida que brinda la naturaleza.
A pesar de su tamaño, presenta gran inversión en infraestructura. Es así que con construcción con materiales típicos, como el canto rodado y la madera; los amplios espacios verdes, y el acentuado ritmo de inversión en prestación de servicios, habitan alojamientos de calidad, locales gastronómicos donde degustar platos típicos elaborados con ingredientes cultivados en la chacras orgánicas de la zona rural circundante o algún menú clásico.
La limpieza de sus calles, lo delicado de sus canteros y la imponente entrada de álamos hace que el solo hecho de arribar a la localidad haga sentir en el paraíso a sus visitantes. La amplitud de las calles y el arbolado de las veredas, acompañado por el cuidado de los jardines particulares, convierten a Lago Puelo en una bella localidad desde la cual se puede acceder a las distintas actividades lacustres y de montaña.
En una región identificada por el arribo de los "hippies", 40 años atrás, Lago Puelo fue creciendo a ritmo sostenido, y su oferta turística se multiplicó en los últimos años. Y aunque el lago es promocionado entre los atractivos de la localidad de El Bolsón - que se sitúa a solo 15 minutos-, los habitantes de Lago Puelo quieren dejar en claro que allí está la mejor base para disfrutar del Parque Nacional, la belleza del lago, los paseos acuáticos y terrestres, el avistaje de fauna, pesca y deportes náuticos.
Lago Puelo, lejos de ser eclipsada por El Bolsón, se presenta como un destino completo e interesante ya que tiene la misma capacidad hotelera que la ciudad rionegrina.
Cabe destacar que la mayoría de las actividades que hay allí giran en torno al lago, cuya superficie de 4.500 hectáreas vira del verde al turquesa, según la profundidad y la cantidad de arcillas en suspensión.
Con forma de "L", el lago Puelo da en uno de sus vértices a la ciudad y brazos que se extienden 9 kilómetros hasta la frontera con Chile, y 19 hacia el sur, donde limita con los cerros Tres Picos y Vanguardia, con sus glaciares colgantes. Desde el embarcadero que se encuentra en el extremo sur de la ciudad, parten excursiones lacustres que permiten cruzar incluso a Chile, ya que el Puelo desemboca en el Pacífico después de atravesar la Cordillera y llegar a la boca de Reloncaví.
También se pueden realizar paseos domésticos en catamaranes, canoas a remo y gomones, y llegar a la costa sur, donde se encuentra la comarca del río Turbio.
Por contar con una costa de arena fina, mucha sombra, servicio de guardavidas y un marco natural imponente, el lugar conocido como "La Playita" es uno de los espacios naturales más elegidos en la Comarca Andina. Es común encontrar incluso a lugareños, disfrutando de la vista de los cerros colmados de árboles, bañados por las cristalinas aguas, quizás acompañados de una reposera y el tradicional mate.
Las paredes rocosas crean un ámbito perfecto para protegerse del viento. También tiene sauces para quienes buscan la sombra o el reparo y también una línea de bollas para resguardar la seguridad de los más chicos.
"La Playita" es un espacio netamente familiar, donde no falta la diversión y la tranquilidad en un entorno único y natural. Para seguir disfrutando de las maravillas que brinda la naturaleza se deben tener en cuenta algunas claves: no tirar residuos y ser muy cuidadoso – tanto en respetar los lugares en donde no se puede hacer fuego, como en fumar y tirar las colillas de cigarrillo en lugares donde se puede propagar las llamas- para no generar incendios. Es un lugar de todos y para todos para cuidar y disfrutar.
Para los que prefieren del turismo activo, hay numerosos senderos de diferentes dificultades para los caminantes o ciclistas. Desde "La Playita" surge el sendero a Los Hitos. Por ser un recorrido bastante largo, aproximadamente 9 horas entre ida y vuelta, conviene llevar carpa y asentarse en el sector aledaño a Gendarmería Nacional. Allí se camina hacia un mirador, para apreciar los rápidos del río Puelo y el lago Puelo Inferior en el país vecino. Este sendero es de dificultad media.
Son muchos los senderos que hay en Lago Puelo. Hay para todos los gustos y con diferentes grados de dificultad, que permiten: subir a un cerro, seguir el curso de un arroyo, descubrir una cascada escondida o apreciar la inmensidad de la estepa.
La visita –obligada- al Parque Nacional Lago Puelo completa indefectiblemente la estadía de cualquier turista en la zona. Las cabalgatas guiadas por el valle del río Azul, chacras, bosques, vadeo del río, miradores y vistas panorámicas del valle del lago Puelo forman también parte de la oferta, incluso se ofrecen cabalgatas especiales para grupos a Chile.
En vehículos 4x4 equipados para la aventura, se recorren aquellos caminos de difícil acceso, vadeando arroyos, subiendo montañas y atravesando barriales, hasta lugares únicos y de gran valor escénico.
Asimismo, diferentes chacras agroturísticas de la zona invitan a disfrutar de sus productos y a compartir su forma de vida. Se realizan recorridos por las mismas, las cuales se encuentran inmersas en paisajes increíbles, donde gente comparte su casa, su vida, sus costumbres y sus especialidades.
Gracias a su entorno pacífico es también muy común que la localidad sea frecuentada por personas que quieren alejarse del vertiginoso ritmo de las grandes ciudades para disfrutar de terapias holísticas. Por lo cual, en la tranquilidad del alojamiento es posible recibir masajes de diferentes terapias complementarias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico