Falleció la mujer que fue atacada con un cúter por su ex pareja

Daniela Farías murió ayer a las 19 en el área de Terapia Intensiva del Hospital Regional. Había sido internada el miércoles a la noche después que recibió profundos cortes a la altura del corazón, pulmones, brazos y rostro. Fue atacada alrededor de las 23:30 en la calle Saavedra cuando caminaba junto a su actual pareja. Pesa una orden de captura sobre Horacio Atay, quien está señalado como su agresor. La víctima ya lo había denunciado por violencia de género. Se trata del tercer homicidio registrado este año en Comodoro Rivadavia.

Después de permanecer durante más de 42 horas en crítico estado, ayer por la tarde falleció Daniela Vanesa Farías (38), la mujer que fue atacada con un cúter durante la noche del miércoles en la calle Saavedra al 200. Había recibido más de diez profundos cortes a la altura del corazón, pulmones, brazos y rostro.
Ya desde el jueves la policía busca por el ataque a su ex pareja, Horacio Fabián Atay (43), un trabajador petrolero sobre quien pesa un pedido de captura luego de que anteayer no fue encontrado en su vivienda del barrio Abel Amaya, donde se efectuó un allanamiento.
Sus vecinos dicen que no volvió a la casa después de la noche del miércoles y la policía presume que escapó de esta ciudad. Se movilizaría en una Renault Sandero Stepway, dominio JRG 408, indicaron fuentes policiales.
Farías ya había denunciado a Atay por violencia de género. También había denunciado que a su hijo adolescente lo había atacado con un gas paralizador. Su captura ya fue comunicada a organismos policiales de otras provincias.
De acuerdo al relato de testigos, alrededor de las 23:30 del miércoles Atay abordó a su ex pareja en Saavedra al 200, cuando ella iba en compañía de su actual pareja. Golpeó al hombre y luego atacó a la mujer.
Farías sufrió al menos diez cortes profundos, que a los policías le llamó la atención por la forma. Sostienen que este tipo de heridas se pueden provocar con un cúter de hoja firme y puntiaguda.
Según registros a los que accedió la policía, Atay había asentado un domicilio en Puerto Deseado, por lo que la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia encomendó un trabajo en conjunto con la Policía de Santa Cruz en busca de un hombre que es considerado "peligroso".
Farías lo había denunciado en varias oportunidades en la Comisaría de la Mujer. Ambos tienen tres hijos en común -un niño de corta edad y dos adolescentes- y hasta fines del año pasado pesaba sobre Atay una prohibición de acercamiento hacia su ex pareja. Pero esa restricción ya había vencido y siguió acechándola.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico