La primera licitación de energías renovables requiere una inversión de U$S5.000 millones

La ley de energías renovables aprobada el año pasado por el Congreso y que tuvo entre sus impulsores al entonces senador chubutense Marcelo Guinle, prevé elevar el 1,8% de participación actual de energías renovables en la matriz energética a 8% para el 31 de diciembre de 2017, lo cual requiere la incorporación de 3.000 MW de potencia.

A mediados de mayo se lanzará la primera licitación destinada a desarrollar obras de energías renovables que requerirán inversiones por U$S5.000 millones para elevar a 8% la participación de estas fuentes no tradicionales en la composición de la matriz energética nacional.
"La primera licitación para obras de energías renovables se lanzará a mediados de mayo y es un primer paso hacia el objetivo del gobierno nacional de atraer inversiones por U$S5.000 millones para ampliar a 8% la participación de las mismas en la matriz energética del país hacia fines de 2017", detalló el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind.
El funcionario destacó el impulso dado en los últimos meses al sector y explicó: "el primer objetivo es instalar 3.000 MW de potencia", explicó Kind en una entrevista con Télam.
"El esquema de licitaciones es el último eslabón de lo que es el plan de renovables. Vamos a estar saliendo en el segundo trimestre del año con las licitaciones, que son compras que hace el Estado nacional por orden y cuenta de toda la demanda, el 100% de la demanda, no sólo los grandes usuarios, y con todos menos con aquellos que decidan salir a contractualizar energía renovable en forma directa", manifestó.
En el Ministerio de Energía se trabaja para lanzar el llamado dentro de dos o tres semanas, con un fuerte interés del gobierno nacional por promover inversiones en este sector, que tomó impulso tras la reglamentación de la Ley 17.191 de incentivo al desarrollo de Energías Renovables.
La ley prevé elevar el 1,8% de participación actual de energías renovables en la matriz energética a 8% para el 31 de diciembre de 2017, lo cual requiere la incorporación de 3.000 MW de potencia.
Kind señaló que con "la primera licitación no se va a llegar al 8%, pero veremos cómo reacciona el mercado y vamos paso a paso".
Enumeró que el mayor interés está puesto en la instalación de proyectos de mini centrales hidrológicas y otras que provean energía de biomasa, además de origen solar y eólica.
El subsecretario destacó que hay "muchísimo interés tanto de desarrolladores, inversores, bancos, fabricantes, fondos de inversión multilaterales y agencias de promoción de otros países".

PARQUES EOLICOS

"El decreto reglamentario fue el punto que toma el Poder Ejecutivo para decir 'vamos para adelante con esto', y a partir de eso hay mucho interés en general de participar en el proceso; es un proceso público y competitivo que el gobierno está llevando adelante, porque interesa muchísimo" la diversificación de la matriz energética nacional.
De hecho, este mes el grupo Pampa Energía confirmó su interés en construir dos parques eólicos con una inversión inicial de U$S400 millones, en inmediaciones de la ciudad de Bahía Blanca, con lo cual ingresará al negocio de las energías renovables.
Kind explicó: "hay muchos beneficios en las energías renovables. Por un lado el beneficio económico directo es que resultan más económicas que lo que desplazan. Por cada unidad de energía renovable se reemplazan combustibles fósiles que son más caros en generación que lo que cuesta este reemplazo".
"Por otra parte, el beneficio ambiental y el beneficio en cuanto la diversificación de la matriz hacia fuentes que no sean dependientes de un commodity como es el petróleo con la volatilidad de precios que eso implica y no atarse a la voluntad política de un externo, porque los recursos naturales son nuestros", agregó.
Además, sostuvo: "aún con la caída del precio del petróleo, las renovables siguen siendo convenientes económicamente".
El subsecretario observó: "Argentina no tiene casi potencia renovable instalada siendo uno de los países más importantes del ránking mundial de recursos naturales" y aseguró que desde el Estado se está trabajando para dar un marco de condiciones para la inversión.
"Esto va de la mano de un plan desde lo nacional de desarrollo y desde lo privado de oportunidad de inversión; si las condiciones para la inversión están dadas, los proyectos aparecen. En eso es en lo que estamos trabajando; para que esas condiciones estén; para que el inversor y la comunidad inversora participen", señaló.
Kind dijo: "hay que mirar para adelante y ver realmente que la oportunidad está y que las condiciones para que ello suceda las estamos llevando adelante. Esto fue de la mano de la ley y todo el arco político que acompañó, se aprobó casi por unanimidad. El proyecto nace en un gobierno y lo toma el siguiente, esto lo convierte casi en una política de Estado".
La ley brinda una serie de incentivos fiscales, prevé el otorgamiento de un certificado fiscal para proyectos con alto componente nacional en sus instalaciones y creó el fondo fiduciario (Foder) para la promoción del financiamiento de los proyectos, que se constituyó con $12.000 millones.
Acerca de fuentes naturales que tiene el país y que aún no fueron aprovechadas como fuente de generación energética, Kind indicó que "toda la costa argentina cuenta con el recurso mareomotriz, al que no lo estamos contemplando con la fuerza que tal vez en algún momento podríamos encarar".
"Argentina viene teniendo más energía eólica por las bondades de sus recursos y por la estructura de costos que la tecnología tiene, pero estamos empezando a tener una conveniencia natural en desarrollar fuertemente otro tipo de generación, como es la solar, ya en forma masiva o tecnologías para biomasa y minihidro", agregó.
Desde el Ministerio de Energía, estiman que la demanda de energía del país va a crecer 25% en los próximos 10 años, y en el marco de la Ley 27.191 se apunta a ampliar en 10.000 MW de potencia la oferta de energía renovable para 2025.
"Para instalar 10.000 MW habrá que ver cómo evoluciona la estructura de costos conforme avancemos en las instalaciones", indicó Kind.
De acuerdo con las estimaciones actuales, el objetivo final de 10.000 MW requiere una inversión de entre 15.000 y 20.000 millones de dólares.
Según el Grupo de Energías Renovables, un desarrollo eólico de 8.000 MW de potencia hasta el año 2020 permitiría ahorrar unos U$S14.000 millones en ese período, por reemplazo de importaciones de combustibles fósiles.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico