Nuevamente una quema de pastillas fumigadoras generó una evacuación

Los habitantes del edificio 29 del barrio 30 de Octubre debieron evacuar ayer sus viviendas cuando el humo que salía del departamento "E" les generaba ardor en los ojos y las vías respiratorias. Pensaron que se trataba de un incendio, pero bomberos del Destacamento 1 comprobaron que era consecuencia de pastillas fumigadoras que una vecina había encendido en un lugar sin ventilación. Ya había sucedido un incidente similar hace menos de un mes en el barrio San Cayetano.

Por segunda vez en menos de un mes, Bomberos Voluntarios debieron acudir a un llamado de alerta por un incendio y finalmente comprobaron que se trataba de pastillas fumigadoras.
Ya a mediados de mayo un caso similar había ocurrido en la calle 554 del barrio San Cayetano en donde tres familias resultaron intoxicadas con el humo de pastillas fumigadoras.
Ayer al mediodía, bomberos voluntarios del Destacamento 1 descubrieron que el alerta por el que habían sido convocados al departamento "E" del edificio 29 de las 1008 viviendas no era por un incendio sino por la activación de pastillas fumigadoras sin la debida ventilación.
De ese modo, los bomberos que llegaron a bordo de dos móviles, con la colaboración de personal policial de la Seccional Quinta, ventilaron la vivienda y advirtieron a los vecinos del humo tóxico de las mismas.
Algunos habitantes alcanzaron a salir de sus viviendas porque al respirar el humo de las pastillas sintieron picazón en los ojos y en las vías respiratorias.
Ya el mes pasado varios niños residentes en la calle 554 tuvieron que ser hospitalizados por la acción de las pastillas que fueron dejadas en gran cantidad en las habitaciones de una casa de un plan de viviendas que tiene conexiones de entretechos compartidas.
Bomberos advirtieron ayer a la población sobre la correcta manipulación de este tipo de pastillas que tienen como finalidad la desinfección y exterminio de plagas..

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico