Reiteran el pedido para que cambien el nombre de la calle Pedro Giachino

En el acto central del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, realizado el jueves en la plaza de la Escuela 83, se reiteró el pedido para que las autoridades municipales, en particular el Concejo Deliberante, modifique el nombre de la calle Pedro Giachino, ubicada en el barrio Ceferino Namuncurá. Giachino fue el primer argentino caído en Malvinas, y de allí este homenaje que recibió en Comodoro Rivadavia y otras ciudades, pero en vida fue jefe del pelotón Vigilancia y Seguridad de la base Naval de Mar del Plata, y responsable de torturas durante la pasada dictadura militar.

El primer pedido para que se modifique el nombre de la calle Pedro Giachino, en el barrio Ceferino Namuncurá y que también se retire de la plazoleta 2 de Abril la inscripción que lo recuerda como un héroe, ingresó al Concejo Deliberante el 13 de marzo de 2012, de la mano de la trabajadora social Luján Gutiérrez, una ex detenida política que, tras declarar en los juicios por la verdad en Mar del Plata, se animó a hacer pública su historia y efectuar el comprensivo reclamo en el parlamento municipal.
Luego de varias reuniones para ver de qué manera avanzaba su presentación, Gutiérrez entendió que, lamentablemente, el Concejo no estaba dispuesto a avanzar en ese sentido. Por esa razón, el jueves, en su discurso, en lugar de comentar su detención o hacer expresas referencias sobre el pasado, la trabajadora social leyó la carta que espera respuesta desde el cuerpo legislativo, desde hace más de 4 años.

"SI ESTUVIERA VIVO,
ESTARIA PRESO"
En su escrito, Gutiérrez recordó que Pedro Edgardo Giachino fue jefe del Pelotón Vigilancia y Seguridad de la Base Naval de Mar del Plata cuando allí funcionaba un centro clandestino de detención y exterminio, y que su nombre está expresamente mencionado, según testimonios aportados en los juicios por la verdad, en los que se juzgó y juzga a genocidas, que tuvieron actuación en la última dictadura cívico-militar en el país.
Gutiérrez también indicó, en su declaración testimonial como víctima del terrorismo de Estado que realizó en la Fiscalía Federal Nº2 de Mar del Plata el 17 de noviembre de 2011, que Giachino "fue visto y su nombre escuchado en las mesas de tortura, desde donde se lo identifica como parte integrante y directivo de los grupos de tareas de la Base Naval de esa ciudad, donde secuestraron e interrogaron bajo los más crueles vejámenes a militantes, algunas de ellas mujeres embarazadas, integrantes de organizaciones políticas y sociales, entre ellos varios de mis compañeros del Peronismo de Base", sostuvo.
Para graficar su claro pedido, y por si hiciera falta acompañando el sentimiento y la lucha por Malvinas, la trabajadora social sostiene: "si no estuviera muerto, Pedro Giachino estaría preso" ya que "el sistema penal argentino no permite un juicio después de muerto", que sí se le siguió, con condenas incluidas, a compañeros de armas de Giachino quien "por haber muerto en Malvinas no deja de haber sido Pedro Edgardo Giachino, jefe de custodia y vigilancia de una base donde funcionó uno de los centros clandestinos de detención más importantes de la región, cómplice imprescindible para los secuestros, torturas y asesinatos", concluyó Gutiérrez en su escrito.
En Mar del Plata, a pedido de las organizaciones de derechos humanos, el Concejo Deliberante de esa ciudad retiró del recinto un cuadro con la foto de Giachino y puso freno a muchos homenajes que habitualmente se hacían al marino. En Comodoro Rivadavia la solicitud de Gutiérrez pudo haberse reactivado ya que, en el acto por los 40 años del golpe, estuvieron, entre otros, el intendente Carlos Linares y los concejales Nicolás Caridi y Maximiliano Sampaoli, que tomaron nota del planteo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico