Viaje en bicicleta por la Comarca Andina

Sergio Santa Cruz, un amante del ciclismo, se embarcó en una aventura que requirió esfuerzo físico y significó un viaje espiritual por los hermosos paisajes que ofrece la región patagónica cordillerana.

Por Sergio Santa Cruz, Técnico en Sistemas de Información Geográfica y Teledetección comodorense

Me gusta mucho la bicicleta y salir a pedalear, es como una terapia, me sirve mucho para despejarme de la rutina y hacer un poco de deporte. Es lo mejor para mí.
Una vez en Youtube vi los videos de los viajes en bicicleta de un español que se llama Sergio Fernández Tolosa. Él hizo viajes importantes, como por ejemplo recorrió los 7 desiertos del mundo. Fue ahí que me dieron ganas de hacer lo mismo. Me gustó la idea de viajar solo porque lo vivís a pleno. Todo lo que te pase en el viaje te va a pasar solo a vos, también vas a poder tomarte el tiempo que quieras para hacerlo, vas a poder parar donde quieras, vas a poder ir a donde quieras, vas a poder comer donde quieras, sin preocuparte por la otra persona o por los demás. De esta manera también la gente se te acerca más, te ven en algún lugar solo con la bicicleta y les da curiosidad, y uno está más predispuesto a conocerlos, a charlar o compartir algo, que si estás acompañado.
Como iba hacer mi primer viaje de este estilo, busqué un lugar tranquilo y lindo para hacerlo. Por eso elegí la Comarca Andina, que es esa región ubicada entre Cholila (Chubut) y Mallín Ahogado (Río Negro). Hay lugares muy lindos para conocer como Epuyén, El Hoyo, Puerto Patriada, Lago Puelo y El Bolsón. Son lugares muy tranquilos y están muy cerca unos de otros, además la gente es muy respetuosa.
Internet me ayudó mucho, pude buscar información sobre los lugares que podía visitar, los tipos de caminos, las distancias a recorrer, el clima y los horarios. También conseguí mucha información sobre cómo preparar mi bicicleta para el viaje. Después me compré las cosas que necesitaba, como alforjas, espejos, herramientas y repuestos.
Me pedí una semana de vacaciones en el trabajo, cargué mi bicicleta en el auto y salí solo. Alquilé una cabaña en El Hoyo, que es el pueblo que está casi en el centro de la Comarca y desde ahí salía todos los días a recorrer un lugar distinto en bicicleta. Fui a Puerto Patriada, Lago Puelo, El Hoyo y El Bolsón, y pedalear por algunos tramos la famosa Ruta Nacional 40. Aproximadamente hacía unos 40 kilómetros por día, salía a la mañana bien temprano después de desayunar y volvía antes de la noche. Almorzaba y merendaba en el camino o en los lugares que visitaba, llevaba mucha comida y bebida en las alforjas porque te da muchísima hambre y sed con el pedaleo.
El camino más largo que hice fue de El Hoyo a El Bolsón, pasando por el paraje Las Golondrinas con un paisaje hermoso, se podían ver muchas chacras que vendían frutas finas y dulces con la Cordillera de Los Andes de fondo. Ese día recuerdo me agarró la noche de regreso en el medio del bosque cordillerano, por lo que me preocupé bastante porque no había llevado luces pensando en volver antes de la noche, y entonces cuando solo pensaba en pedalear rápido para llegar lo más pronto a la cabaña me crucé con otro bicicleta que también estaba recorriendo la Comarca. ¡Fue una alegría tremenda!
Ya conocía la Comarca Andina con un viaje que había hecho en la universidad pero cuando hice este viaje en bicicleta me di cuenta que no la conocía ni la mitad. La bicicleta te permite conocer muchos lugares que por ahí si viajas en auto no podés o ni cuenta te das que existen. Te permite estar más en contacto con la naturaleza y con la gente, escuchar todos los sonidos de un camino y disfrutar completamente de un paisaje. También estas más expuesto a las condiciones climáticas como el viento, el frío, el calor o la lluvia pero igual vale la pena, es una experiencia más durante el viaje.

Escribí tu experiencia a viajesyturismo@elpatagonico.com

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico