Ahora recibió una camiseta, pero en el pasado la había insultado

Marisa Nobile contó además cuánto dinero le ofrecieron por la camiseta que el futbolista del Manchester United le obsequió.

Este martes, en la previa de lo que fue triunfo del Young Boys por 2 a 1 ante el Manchester United por la primera fecha de la Champions League, Cristiano Ronaldo le acertó accidentalmente un pelotazo a una auxiliar de seguridad. El futbolista de 36 años se acercó al lugar rápidamente para ayudar a la mujer, según se vio en las imágenes que se viralizaron, pero hasta el día de hoy poco se conocía de los detalles del episodio.

Ahora, quien prestó testimonio fue Marisa Nobile, identificada como la señora que sufrió el golpe en la cabeza que la dejó mareada y tendida en el suelo. La brasileña que vive en Suiza fue entrevistada por el sitio Globoesporte y relató lo que ocurrió ese día: “Cuando me di la vuelta y vi al público, sentí algo muy fuerte en la cabeza. Me di la vuelta y vi a Ronaldo. Me estaba acariciando la cara y me preguntó si estaba bien. Le dije ‘¿En serio? ¿De verdad eres tú?’”.

La potencia de los pies del artillero no es una novedad, pero rara vez sus disparos terminan en las gradas. Vale recordar que esto sucedió durante el calentamiento previo al encuentro, por eso el portugués tuvo tiempo de acercarse a ella y asegurarse de que todo estuviera bien. Incluso, en un video se muestra cómo CR7 le pregunta a la auxiliar si se siente mareada y si el golpe del balón le afectó el oído.

Pero no solo eso, sino que además Ronaldo le regaló su camiseta número 7 una vez terminado el partido: “Una tienda de relojes ya me ha ofrecido ponerme la camiseta y hacerme una foto con sus joyas. Mis hijos me la han pedido y ya no hay forma de que la camiseta se la quede otra persona. La pondré en un marco. Es algo especial. ¡Me han ofrecido mucho dinero, hasta 53.000 dólares! ¡Dije que no!”.

ENTREDICHO DEL PASADO

Nobile, que hace años vive en Suiza, sacó a la luz una desconocida anécdota sucedida hace algún tiempo cuando Cristiano jugaba en el Real Madrid y enfrentó al Basilea por la Champions League. “Se había acabado el partido y él siguió entrenando en el campo. Nosotros (los agentes de seguridad) estábamos muy cansados y él no se iba. Fui a quejarme, yo ni siquiera sabía quién era, lo juro. Le dije: ‘Hombre, estamos cansados, tienes que irte’. Se enfadó y me insultó, y luego yo también lo hice. Fue muy grosero, me insultó y me dijo que me fuera. Y yo le dije: ‘Sigue. Tú, como jugador, deberías ser un caballero. Aquí, en Suiza, todo el mundo se va en su coche o autobús y sale del estadio después del partido’”.

Obviamente, Ronaldo no recuerda aquel entredicho, pero ese episodio denota la mentalidad que tiene el número 7, quien después de un encuentro elige quedarse practicando para mejorar aún más su nivel, algo que siempre han destacado sus compañeros. Por ejemplo, el colombiano Juan Guillermo Cuadrado, en 2018 en dialogo con el sitio Marca, contó: “Siempre tenemos un horario de entrenamiento que respetar, pero cuando llegas, él ya está en el gimnasio, luego en el campo entrena con nosotros y hace lo que tiene que hacer. Cuando la práctica termina, él se queda trabajando definición porque es un delantero y entiende que debe ejercitar eso”.

Incluso, el artillero luso lleva un régimen de dieta y un plan de entrenamiento estricto porque, como él mismo ha sostenido, el “90 por ciento” de su éxito se debe a mantener la condición física.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico