Al condenado por el femicidio de Valeria Vivar solo le queda un último recurso

En el marco de la revisión de oficio que se realiza a los condenados sin sentencia firme, un tribunal colegiado confirmó la prisión preventiva de Rubén Héctor Gallardo, condenado a prisión perpetua por el femicidio de Valeria Vivar, hecho que ocurrió el 24 de enero de 2016. La defensa consintió la medida hasta tanto se expida el Superior Tribunal de Justicia provincial.

El tribunal de control fue integrado por las jueces Daniela Arcuri y Raquel Tassello; el Ministerio Público Fiscal lo representó la fiscal general Cecilia Codina, mientras que la defensora pública, Viviana Barillari, asistió al condenado.

En un primer momento la fiscal solicitó el mantenimiento de la medida de coerción que cumple el condenado Gallardo, en virtud de que persisten el peligro procesal de fuga y recordó que el 2 de mayo el tribunal de juicio condenó a Rubén Gallardo a la pena de prisión perpetua por haber sido declarado penalmente responsable del delito de “homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por haber sido perpetrado por un hombre contra una mujer, mediando violencia de género”.

Dicha sentencia fue confirmada por la Cámara Penal de esta ciudad el 24 de septiembre.

La defensa interpuso impugnación contra esta sentencia, la cual fue rechazada y la causa se encuentra en consulta ante el Superior Tribunal de Justicia provincial, según detalló la acusadora al pedir que se mantenga la medida de coerción y agregó que existe una sentencia con doble conforme, por lo cual ante la posibilidad inminente de peligro de fuga y por la pena en expectativa -prisión perpetua-, Codina solicitó que se mantenga la medida de coerción sobre Gallardo.

Por su parte la defensora recordó que presentó impugnación extraordinaria contra la sentencia de Cámara y que dicho tribunal rechazó la impugnación.

Contra este rechazo la defensa interpuso queja ante el Superior Tribunal de Justicia. Toda la vía recursiva fue cumplida desde el Ministerio de la Defensa y la causa está a su vez en consulta como lo manifestó la fiscal, sostuvo la defensora.

La única manera de objetar la prisión preventiva es si habría algún cambio en la instancia superior, que es lo que pretende la defensa. No teniendo otro argumento para oponerse hasta tanto se expida el Superior Tribunal de Justicia, concluyó la defensora.

Finalmente el tribunal de control de la prisión preventiva resolvió que “deviene abstracta la audiencia ya que la medida de coerción ha sido consentida por la defensa y por el imputado”, al ser consultado, correspondiendo el mantenimiento de la prisión preventiva de Gallardo hasta que la sentencia adquiera firmeza o dentro de 6 meses, cuando deberá ser revisada de oficio nuevamente, lo que ocurra primero.

EL FEMICIDIO

El hecho probado en el debate ocurrió el 24 de enero de 2016, entre las 4:00 y las 4:30 aproximadamente, en el interior del domicilio ubicado en Saavedra 1490 del Barrio Pietrobelli de esta ciudad, cuando Rubén Héctor Gallardo estranguló a Valeria Soledad Vivar presionando el cuello con su antebrazo.

Inmediatamente de ocurrida la muerte de Vivar, Gallardo procedió, a los fines de ocultar el hecho delictivo, a realizarle un total de 23 cortes en ambas muñecas a su víctima y a continuación colgó una sábana desde las vigas del techo del lavadero de la vivienda y colocó un resto de sábana al lado del cuerpo simulando que era con el cual se anudó el cuello.

Después le imprimió una marca en el cuello simulando la marca de ahorcadura.

Al llegar la policía se encontró con una sábana colgada de una viga, reparando en que no había apoyo para llegar a ese lugar. No obstante, se encontraron marcas compatibles con la escalera encontrada en el patio.

La autopsia, con sus estudios secundarios, determinó que la muerte de Vivar se produjo por “asfixia mecánica por compresión extrínseca del cuello, no compatible con ahorcadura”.

“Existen lesiones post-mortem en Vivar, por lo tanto no estamos ante un suicidio, sino ante un homicidio”, aseguró oportunamente la fiscal.

“Un suicidio imposible, una escena montada y un cuerpo que nunca estuvo colgado”, agregó en su momento.

Asimismo, se probó en el juicio la violencia de género de Gallardo hacia Vivar ejercida a lo largo de 10 años de maltratos extremos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico