"Argentina tiene capacidad productiva y Perú tiene el tejido comercial con apertura al mundo"

El embajador de Perú, José Luis Pérez Sánchez, recibió a Biz. "La Argentina se ha reintegrado a los circuitos internacionales de una manera eficiente y eficaz", consideró. Elogió al Gobierno de Macri y habló de los desafíos en las relaciones bilaterales. "Hay una línea constante de crecimiento y de inversión", afirmó.

P.: ¿Cómo están las relaciones entre Perú y la Argentina?

José Luis Pérez Sánchez: Las relaciones bilaterales han tenido históricamente un signo de amistad y de cercanía que data desde de la gesta emancipadora del General José de San Martín.

En dicho marco, las relaciones se vieron fortalecidas por la decisión del Gobierno del Perú de apoyar a la Argentina durante el conflicto por las Islas Malvinas en 1982. Nos sentimos orgullosos por haber ayudado a un país hermano a combatir el colonialismo.

Además, en el marco del “Acuerdo de Asociación Estratégica, Complementación y Cooperación”, suscrito en 2010, se celebran periódicamente reuniones de los mecanismos de coordinación y cooperación, y de altas autoridades de ambos Estados, muestra de ello es la visita del presidente del Perú (Pedro Pablo Kuczynski) a la Argentina la pasada semana. El objetivo es continuar fortaleciendo el diálogo político y los vínculos entre ambos países.

P.: ¿Cuál es el balance de esa visita?

J. L. P. S.: Muy bueno. Fue su primera visita de trabajo a la Argentina. Estuvo con el presidente Mauricio Macri. Se firmaron varios acuerdos, como el Convenio de Cooperación en materia de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas y el Crimen Organizado Transnacional; un Convenio en Materia de Prevención, Investigación y Sanción del Delito de Trata de Personas y asistencia y Protección a sus Víctimas; un acuerdo Interinstitucional entre el Ministerio de la Mujer del Perú y el Ministerio de Desarrollo Social de la Argentina; un Acuerdo de Cooperación en materia de Desastres Naturales; un Acuerdo Interinstitucional de Cooperación para el Establecimiento de una Plataforma sobre Economía Creativa; el Programa Ejecutivo de Intercambio Educativo 2018-2020; el Programa Ejecutivo de Intercambio Cultural 2018-2020; un Acuerdo Interinstitucional para el Intercambio de Artistas, otro de Cooperación entre las Bibliotecas Nacionales del Perú y Argentina y un convenio marco de Cooperación entre el Instituto Nacional de Teatro de Argentina y el Ministerio de Cultura del Perú.

P.: La balanza comercial entre ambos países es históricamente superavitaria para la Argentina.

J. L. P. S.: Así es, rl monto de intercambio hasta 2012 fue de aproximadamente 2 mil millones de dólares. No obstante, a partir de ese año ha ido decreciendo debido a una política proteccionista que impedía el libre comercio de productos peruanos hacia la Argentina. Tanto que el monto de intercambio se redujo a 750 millones de dólares. Había mucha dificultad para los empresarios peruanos exportadores. Esto cambió radicalmente a raíz de la apertura generada por el actual Gobierno de Macri y hoy Perú vuelve a mirar a la Argentina. Por ejemplo, el año 2016 llegó a poco más mil millones de dólares, con un superávit para la Argentina de 785 millones de dólares.

Las últimas cifras indican que al mes de agosto de 2017 el intercambio comercial entre el Perú y Argentina ya totalizó los 775,5 millones de dólares, un 44% más respecto del mismo período del año anterior. Las exportaciones FOB acumularon los 100 millones de dólares, con una expansión del 26% anual, mientras que las importaciones CIF sumaron 675 millones de dólares, con incrementos del 47% cada uno. De esta forma, Perú tiene un déficit en su balanza comercial de 575 millones de dólares.

P.: ¿Cuál es hoy el escenario social, económico y político de Perú?

J. L. P. S.: Excelente. Hay una línea constante de crecimiento, de desarrollo económico, de inversión, de comercio. Eso favorece sin dudas las posibilidades de nuestro país para entablar relaciones bilaterales. Definitivamente la Argentina le interesa a Perú.

P.: Hay una gran cantidad de jóvenes peruanos estudiando en la Ciudad de Buenos Aires. ¿A qué se debe?

J. L. P. S.: A pesar de las buenas condiciones económicas y el buen nivel académico que existe en Perú, hay una tradición de venir a estudiar a la Argentina por el prestigio bien ganado que tienen sus universidades. Esto se entiende si nos remontamos en la historia a los años 60, donde me animo a decir que la primera migración peruana a Buenos Aires fue de estudiantes. Esos jóvenes fueron trayendo a sus familias a la Argentina, lo cual desarrolló una migración importante en ese segmento que crece año a año. Mi esposa, que es médica, hizo un posgrado en La Plata .

P.: El 80% de esa masa estudiantil elige la educación pública, según un estudio privado difundido recientemente. ¿Por qué?

J. L. P. S.: Es verdad. La UBA tiene un gran prestigio. Por algo vienen estudiantes de todos los países hermanos de la región como brasileños, colombianos, venezolanos, peruanos.

P.: ¿Qué significa que la Argentina sea hoy un miembro observador de la Alianza del Pacífico?

J. L. P. S.: Es muy positivo, pues la Alianza del Pacífico es exitosa. Sin tener una secretaría organizada como en otros organismos del mundo, ha alcanzado un índice de comercio notable, especialmente con Asia. En este contexto, los países que forman esta alianza (Perú, Chile, Colombia y México) han desarrollado una orientación de política comercial abierta a países amigos, no como socios, sino como asociados, aquí entra la Argentina.

P.: ¿Cuáles son los desafíos en este sentido?

J. L. P. S.: A corto plazo estamos implementando la Oficina Comercial del Perú en Argentina, con la finalidad de promover el fortalecimiento de las relaciones comerciales y tener una balanza comercial más equilibrada, ya que a la fecha, Perú tiene un déficit comercial que alcanza los 575 millones de dólares. A mediano plazo, considero que teniendo el Perú cerca de 23 acuerdos de libre comercio que abarcan el 90% de su comercio mundial, constituye una excelente plataforma comercial y de inversiones para que las empresas argentinas puedan salir al exterior, ya sea a través de las articulaciones comerciales y/o productivas empresariales. En síntesis, la Argentina tiene la capacidad productiva y el Perú tiene el tejido empresarial y comercial con apertura al mundo.

P.: Las economías de ambos países son complementarias?

J. L. P. S.: Sin dudas. Uno de los principales desafíos es profundizar la integración en términos de facilitación del comercio. Perú tiene mucho que ofrecer en cuanto a productos de alta calidad competitivos a nivel internacional. Dentro de estos productos se encuentran agroindustriales gourmet como el palmito, los espárragos, chocolate premium, café premium, quinua gourmet, hongos, jengibre, entre otros. Por su parte, Argentina cuenta con tecnología agrícola de punta, empresas de bio y nano tecnología, tecnologías de la información y la comunicación (TIC), empresas constructoras, de gestión de residuos, de diseño industrial, moda, entre tantos otras que tienen en el Perú un gran mercado por desarrollar.

P.: ¿Qué ha cambiado desde la asunción del Gobierno de Macri?

J. L. P. S.: Este Gobierno ha representado la reinserción de la Argentina a nivel internacional. Se ha reintegrado a los circuitos internacionales y lo ha realizado de una manera muy eficiente y eficaz. Hemos visto a la Argentina como sede de eventos mundiales de gran relevancia en términos económicos como el World Economic Forum y asimismo será sede de otros de igual relevancia internacional como la 11ª Reunión Ministerial de OMC y la Cumbre G20. En el mismo sentido destacan los esfuerzos que está realizando Argentina para convertirse en miembro de la OCDE.

P.: ¿El empresariado peruano tiene esta misma percepción?

J. L. P. S.: Sí. Se observa que se está iniciando gradualmente el camino hacia la apertura comercial lo que lleva a que el empresariado peruano vea positivamente la posibilidad de entablar mayores y más profundos lazos comerciales y empresariales con la Argentina.

P.: ¿Qué empresas peruanas trabajan en Argentina?

J. L. P. S.: La minera Santa Cruz del grupo peruano Hochschild Mining; CORLASA (Compañía Regional de Lácteos Argentina S.A.) del grupo Gloria; ALICORP Argentina de ALICORP PERÚ que es una empresa de consumo masivo; OPP Film Argentina SA del grupo OPP Film Perú, empresa de plástico y bolsas de polietileno; LATINAMCO S.R.L, empresa de alimentos y bebidas carbonatadas; Transportes Ormeño y Cruz del Sur SA, ambas empresas de transporte de pasajeros y Caminos del Sol, empresas de transporte de carga.

P.: ¿Qué productos se importan desde Perú?

J. L. P. S.: Los principales productos que se importan desde Argentina son los carburorreactores tipo queroseno, café sin tostar, fosfatos de calcio naturales, hortalizas en conserva, alambre de cobre refinado, neumáticos de caucho, prendas de vestir para bebé de punto de algodón, “T-shirt” de algodón, tara en polvo, entre otros.

P.: ¿Qué se exporta desde la Argentina?

J. L. P. S.: Principalmente bienes intermedios, seguido de bienes de consumo y bienes de capital. En 2016 se importaron aceite de soja, tortas y demás residuos sólidos de la extracción del aceite de soja, colas de langostino congelados, medicamentos para usos terapéuticos, camionetas 4x4, camionetas para el transporte de mercancías, automóviles para más y para menos de 16 personas, caballos de carrera, entre otros.

P.: Uno de las grandes fortalezas de Perú es el turismo... ¿Cuál fue el balance de la FIT?

J. L. P.S.: Los empresarios quedaron muy contentos. En el caso nuestro, el turismo es el segundo producto detrás de la minería. En este caso el empresariado del turismo ha venido a promover no solo los destinos tradicionales como Cuzco o Lima. El objetivo fue mostrar otra cara del país, con lugares como Cuela, Amazonía, Arequipa, Puno. La novedad es que hubo reuniones con operadores argentinos para vender destinos conjuntos de la región, más allá de la ruta Argentina-Perú o Perú Argentina, lo cual fomenta aún más las relaciones comerciales entre ambos países.

P.: ¿Un ejemplo?

J. L. P. S.: Que una agencia argentina pueda vender Perú con Brasil o Chile o que un operador peruano pueda ofrecer Argentina con Uruguay, Ecuador, etc... Esto está pensado sobre todo para el mercado asiático, que no viene solo a recorrer un país sino la región.

P.: ¿Qué balance hace de estos años de gobierno de Macri?

J. L. P. S.: Este Gobierno sinceró la realidad de la Argentina. Sin dudas hay una orientación de abrir el país hacia el mundo.

P.: Se realizó la EXPO PERÚ. ¿Nos cuenta de qué se trata?

J. L. P. S.: Lo primero que hay que destacar es que tenemos interés de seguir profundizando la relación comercial. Esta expo es organizada por el Ministerio de Comercio Exterior del Perú (MINCETUR) y PROMPERU, con el apoyo de esta Embajada. La idea fue fortalecer los vínculos comerciales de negocios y alianzas entre empresas peruanas y argentinas. Incluyó un encuentro empresarial, una rueda de negocios con 55 empresas peruanas en la mañana y una exhibición abierta al público en la tarde.

Invitamos a las empresas argentinas que tuvieran interés en desarrollar negocios, representaciones y/o alianzas con empresas peruanas de los siguientes rubros: Confecciones: remeras, t-shrits, jeans, ropa juvenil, prendas de alpaca y ropa de bebe; Alimentos: quinua, cacao, café, chocolates La Iberica, pisco; Manufacturas: envases de vidrio y utensilios de acero; Servicios de Exportación: software y centros de contactos. La idea fue acercar a empresas de ambos países para hacer sinergia. Son 25 empresas de confección, 20 de alimentos, 2 de manufactura y 5 de servicios de exportación. Vienen centros de contactos y sofware especializados.

P.: ¿La idea fue básicamente vender “marca Perú” en la Argentina?

J. L. P. S.: Sin duda queremos vender, pero nos interesa ser plataforma productiva para que la Argentina use a Perú para salir al mundo.

P.: Después de más de 40 años al servicio de su país... ¿cuál es el balance al momento de girar la cabeza y mirar el camino andado?

J. L. P. S.: Estoy orgulloso. He vivido en once ciudades, esta es probablemente la última, porque me toca volver a Lima después de cinco años en la Argentina. No puedo quejarme de las satisfacciones que me han dado la carrera y la vida. Me he formado, hice dos doctorados, he recorrido el mundo, he aprendido mucho. Hay una satisfacción profesional por el servicio a mi país y personal por el servicio a uno mismo, a enriquecerme como ser humano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico