Bustamante deberá contrastar su versión con la de Muñoz

Ambos son los principales sospechosos del homicidio del estudiante de Medicina, Alexis Cueva. Bustamante fue capturado el lunes en Pergamino y podría ser trasladado a Comodoro este fin de semana. Muñoz permanece detenido desde el 3 de diciembre, cuando responsabilizó de la muerte a su compañero de juerga.

Leonardo David Bustamante (24) tiene en principio todo en contra a la hora de deslindar responsabilidades por el crimen de Alexis Esteban Cueva (23), el estudiante de Medicina asesinado aparentemente el sábado 23 de noviembre y cuyo cadáver apareció cinco días más tarde en un zanjón cercano al autódromo. Una bolsa de nylon le cubría la cabeza y tenía varios cortes en el cuello: lo habían degollado.

Bustamante estaba prófugo desde entonces y este lunes fue detenido en la ciudad bonaerense de Pergamino. Tenía en su poder el Fiat Punto con el que supuestamente trasladaron el cuerpo sin vida de Cueva hasta el lugar donde sería hallado.

Por el momento solo se conoce la versión de Renzo Fernando Muñoz (23), el otro sospechoso del crimen. Este huyó a Córdoba en un vuelo de línea luego del hecho, pero por consejo de su abogada regresó unos días después por la misma vía y se entregó ante las autoridades.

En la audiencia de control donde le dictaron tres meses de prisión preventiva, le echó toda la culpa del hecho a Bustamante. “Nos mandamos una cagada, hicimos cagar a Cueva”, le confesó Muñoz por teléfono a Héctor Daniel Orquera, el dueño de la casa donde tanto Muñoz, como Bustamante, estuvieron el día en que Cueva desapareció.

COMPAÑEROS DE TRABAJO

Tanto la víctima, como sus presuntos victimarios, eran compañeros de trabajo en una financiera ubicada en la calle Belgrano. Ese sábado 23 de noviembre se habían juntado para conversar y compartir algunas bebidas.

“Le pegamos una puñalada y lo tiramos por ahí”, declararía Orquera que le dijo Muñoz, hablando siempre en plural.

Sin embargo, en su declaración ante la jueza Raquel Tassello, Muñoz directamente culpó a Bustamante. “Habían estado discutiendo toda la noche y en determinado momento ambos se retiraron a un baño y allí se produjo el crimen. Estaba Bustamante con los pantalones bajos, Alexis estaba arrodillado y Bustamante lo estaba apuñalando en el cuello; se lo llevó al auto y quiere que yo lo ayude a cargarlo y yo no lo quiero cargar por los nervios que tenía y me dice 'metete al auto y agachá la cabeza', apuntándome con el arma”, sostuvo Muñoz.

CONTRADICCIONES

Al no regresar a dormir a su casa ese sábado, la madre de Alexis se preocupó e hizo la denuncia. Cuando declararon los sospechosos, coincidieron en que lo habían dejado en España y Rivadavia alrededor de la medianoche, ya que pensaba tomar el colectivo hasta su domicilio de Km 3.

Pero al aparecer el cadáver, los investigadores –que ya habían revisado las cámaras del lugar sin haber comprobado lo dicho por Bustamante y Muñoz- fueron a buscarlos a sus domicilios, donde ya no estaban. Luego se sabría que mientras uno voló a Córdoba, el otro se fue con su auto a la provincia de Buenos Aires.

Asimismo, el testigo Orquera le dijo a la Policía que el domingo 24 de noviembre Bustamante y Muñoz lo fueron a visitar nuevamente y le contaron lo mismo que le dijeron por teléfono.

“Orquera dijo que era mentira lo que declararon que una vez que se fueron de la casa no volvieron y que solo lo llamaron y le dijeron: 'nos mandamos una cagada, hicimos cagar a Cueva'”, afirmó la funcionaria de Fiscalía, Fabiola López.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico