Caso Abelardo Liempis: la fiscal solicitió que el carnicero sea condenado por homicidio simple

Se llevaron a cabo los alegatos del juicio al que fue sometido el carnicero Josué Martínez, acusado por el homicidio de Abelardo Liempis, ocurrido el 8 de abril del año pasado en un comercio del barrio Abel Amaya. La Fiscalía pidió al tribunal que lo declare culpable por el delito de homicidio simple, mientras que la defensa reclamó la absolución por entender que actuó en legítima defensa. El veredicto se conocerá el martes.

En el marco del juicio que se llevó a cabo contra el carnicero, Josué Martínez, las partes realizaron sus respectivos alegatos ante el tribual que se integró con los jueces, Martín Cosmaro, Mónica García y Mariel Suárez. En representación de la Fiscalía actuó la fiscal general, Cecina Codina, mientras que el acusado fue asistido por las abogadas, Carolina Cruz y Elizabeth Yapura.

A su turno la fiscal consideró probado a lo largo del debate tanto la materialidad como la autoría del homicidio ocurrido el 8 de abril del año pasado, a las 22:30, cuando la víctima Abelardo Liempis junto a su pareja acudieron al mercado “Daniela”, ubicado en la calle Código 475, al 220 del barrio Abel Amaya.

Allí, agregó la fiscal, fueron atendidos a través de una reja por un amigo del dueño y la víctima compró un paquete de hamburguesas, producto que pagó y luego de ello Liempis comenzó a agredir con gritos a todas las personas que estaban dentro del local comercial y amenazó a la dueña de la propiedad.

A partir de ese incidente salió el dueño de la propiedad, de apellido Torrico Quinteros, con un hierro de grandes dimensiones en la mano y forcejeó con Liempis, que tenía en sus manos una piedra envuelta en un buzo. En ese estaban cuando apareció Martínez portando un cuchillo de grandes dimensiones y apuñaló a Liempis en la zona lateral del cuello, del lado derecho, con un corte levemente de atrás hacia adelante y de arriba hacia abajo, lesionando la arteria aorto-toráxica provocándole su muerte por “shock hipovolémico”.

Codina se refirió a los diversos testimonios escuchados en el debate y a la grabación de una cámara de seguridad en el exterior del local comercial, que registró el momento preciso del homicidio. Luego de lo ocurrido el imputado le hizo con la mano a la policía que él no tenía nada que ver y que lo habían querido robar, pero la Fiscalía entiende que se probó en el debate la intencionalidad de Martínez de dar muerte a Liempis y también se probó el dolo directo.

SIN JUSTIFICATIVO

“No hay causales de inimputabilidad y de ninguna figura atenuada. No hubo ningún hecho que tuviera que defenderse, ni tampoco la legítima defensa de un tercero, ya que no se dan las causales de justificación”, aseguró la fiscal.

Y agregó que no hubo emoción violenta por parte del imputado, sino que fue una acción consciente de lo que estaba haciendo. Vivimos en una sociedad reglada por normas y nada justifica que una persona pueda quitarle la vida a otra haciendo justicia por mano propia, concluyó la fiscal.

A todo esto la defensa sostuvo que Liempis hacía ademanes como que portaba un arma de fuego y que iba a sacar el arma del bolsillo. Torrico se le acercó a Liempis con un hierro en la mano y se trenzó con él. Esto es una situación amenazante y una agresión ilegítima, aseguró la defensora. Es evidente la agresión y las amenazas que hacía Liempis de afuera hacia adentro. “Salí que acá afuera nos vamos a arreglar”, le decía a Martínez.

La defensora también recordó las palabras de las psicólogas, que dieron cuenta de la personalidad tranquila, pasiva y cautelosa de Martínez. “No hay evidencia de sus huellas en los cuchillos secuestrados, agregó. Existe la legítima defensa por el error al creer que Liempis portaba un arma de fuego, concluyó la defensora.

Tras escuchar a las partes el tribunal pasó a deliberar y los convocó para el 18 de junio a las 10 a fin de dar conocer el veredicto de responsabilidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico