Cerraron la fábrica y se enteraron por un PowerPoint

Los trabajadores arribaron a la conclusión de que la decisión empresarial tiene relación con el cambio de gobierno y los anuncios de flexibilización laboral y de importaciones que realizó durante su campaña el presidente electo, Javier Milei.

La empresa De Laval cerró su planta ubicada en la ciudad de El Trébol. Unas 50 personas se quedaron sin empleo. Las notificaron a través de un PowerPoint. Los operarios responsabilizaron a los anuncios aperturistas de La Libertad Avanza: “Nos dimos cuenta de que lo que nos está pasando tiene relación con los anuncios de Milei”.

La empresa fabricante de partes, repuestos y accesorios para la industria láctea De Laval cerró este martes sus puertas y dejó sin empleo a unas 50 personas que trabajaban en la planta ubicada en la ciudad de El Trébol, en el departamento San Martín.

Lo llamativo del caso fue el modo en que los empleados se enteraron de la desvinculación con la compañía. Los citaron a una reunión y les proyectaron en una pantalla la novedad, las indicaciones para formalizar el proceso de interrupción de la relación laboral y, entre los pocos detalles que se ventilaron sobre le decisión, les aseguraron que pagarían la totalidad de lo que manda la ley.

La noticia generó sorpresa y también convulsión entre los empleados, los delegados y representantes gremiales, así como en la comunidad de El Trébol, que por estas horas espera un comunicado que dé cuenta de las razones que llevaron a la compañía multinacional a tomar esta medida.

“Estamos perdidos, no entendemos nada”, dijo Damián Calderón, uno de los trabajadores del sector que elabora productos de goma al Diario La Capital.

“Llegamos a la reunión, nos explicaron el tipo de producción a la que apunta De Laval y en ese momento me di cuenta de que no se trataba de lo que hacemos en esta planta. En un momento proyectaron en una pantalla un gráfico en el que se podía leer un agradecimiento por nuestro aporte, pero que no teníamos más trabajo”, explicó el obrero.

«Detallaron que la fábrica de El Trébol cerraría sus puertas, que después de esa charla teníamos que pasar a un salón en el que nos llamarían por lista para firmar una notificación para reconocer que habían realizado la reunión en la que explicaron que nos quedábamos sin trabajo», precisó.

“Te hacían pasar a una oficina en la que te recibían dos abogados y dos escribanos, te hacían firmar lo que te informaron y después te acompañaban hasta tu casillero para que busques tus cosas y te retires”, detalló y añadió que “fue algo recontra mil programado, no nos dieron chance a nada y no dejaron cabos sueltos”.

El empleado aseguró que inmediatamente el plantel de trabajadores comunicó lo ocurrido a sus delegados y representantes gremiales, quienes, luego de analizar la situación les ratificaron que hicieron todo como corresponde para evitar todo tipo de reclamo.

Según explicó Calderón, el único motivo que esgrimieron los empresarios fue que “De Laval no tiene en sus planes futuros la producción que se hace acá en El Trébol: pezoneras, mangueras, bombas de vacío e intercambiadores de calor, entre otros accesorios. Ellos apuntan ahora principalmente al desarrollo de la robótica y automatización”.

La compañía De Laval forma parte del Grupo Tetra Laval junto con los principales fabricantes de envases Tetra Pak y Sidel. La planta de El Trébol fue adquirida a la antigua firma fabricante de ordeñadoras automáticas Bosio. La firma multinacional fue comprando acciones de Bosio paulatinamente. Primero fue Bosio-De Laval, Luego De Laval-Bosio y hace unos cinco años adquirió el nombre actual.

La compañía dejó ahora a 50 obreros sin fuente laboral. Ese número incluye a todos los obreros de planta y parte del personal administrativo. Los cargos jerárquicos quedarán en funciones algunos meses más hasta tanto se venda la maquinaria y se cierren completamente las dependencias.

En general, se calcula que el promedio de antigüedad de la planta de obreros es de unos 20 años.

Calderón contó que con varios compañeros arribaron a la conclusión de que la decisión empresarial tiene relación con el cambio de gobierno y los anuncios de flexibilización laboral y de importaciones que realizó durante su campaña el presidente electo, Javier Milei.

“Nos dimos cuenta de que lo que nos está pasando tiene relación con eso. Estuvimos en situaciones peores, llegamos a trabajar menos días a la semana porque faltaba trabajo. Pero hoy, había máquinas totalmente saturadas y operarios que hacían horas extras para poder sacar la producción. Claramente, estamos ante una situación que se podría haber resuelto de manera gradual y no sacar a 50 familias al mercado a buscar trabajo”, se ofuscó Calderón.

Los trabajadores programaron una reunión para las 18.30 junto a los representantes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) para determinar qué pasos seguirán y evaluar la situación de las familias que necesitan contención ante la decisión que tomaron los empresarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico