Condenaron al malabarista que abusó al bebé que había quedado a su cuidado

Por unanimidad, el tribunal que juzgó a A.E.O. consideró que la Fiscalía logró probar las lesiones graves por la abundante evidencia médica y también el abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra un menor de 18 años de edad y por la convivencia preexistente. El lunes se discutirá el monto de la pena que recibirá, la cual será de cumplimiento efectivo. El Ministerio Público Fiscal había anticipado que solicitará de 12 a 15 años de prisión.

El tribunal que integraron los jueces Daniela Arcuri, Migueal Angel Caviglia y Gladys Olavarría dio a conocer ayer el veredicto de responsabilidad penal en el juicio por lesiones graves agravadas y abuso sexual agravado al que fue sometido el imputado identificado por la Fiscalía como A.E.O. y que tuvo como víctima a un bebé que estaba bajo su cuidado al momento de los delitos por los cuales fue acusado.

El veredicto se conoció en horas del mediodía de ayer en la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. En ese contexto fue que el tribunal declaró al imputado penalmente responsable del delito de “lesiones graves agravadas, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra un menor de 18 años y por la convivencia preexistente”.

En su alegato, llevado a cabo el martes, el fiscal Martín Cárcamo solicitó que se declare responsable a A.E.O. como autor del delito de “lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con alevosía y abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, ambos en concurso real”. En contraposición el defensor público Esteban Mantecón requirió la absolución de su pupilo sobre la base del beneficio de la duda.

Los jueces en su fallo dieron por probada tanto la materialidad de las lesiones y del abuso sexual, como la autoría de ambos hechos en cabeza del imputado. La materialidad de los delitos a partir de las declaraciones de profesionales de la salud que atendieron al niño en EMEC, La Española y luego en el Hospital Regional. “Se probó la materialidad de los dos hechos imputados”, concluyeron los jueces.

Con respecto de la autoría, los jueces sostuvieron que se probó a partir del testimonio del neurocirujano que refirieron a que la causa de la lesión data de 3 o 4 horas antes de la atención del niño víctima. Ello cobró relevancia a la hipótesis de la Fiscalía que en dicho horario el bbé se encontraba al exclusivo cuidado del imputado A.E.O.

En cuanto a la calificación legal esgrimida por el fiscal, los jueces sostuvieron que la misma solo puede aceptarse en forma parcial y de esa manera se descartó el agravante de alevosía. Sí consideraron, consideraron probadas las lesiones graves por la abundante prueba médica y también el abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra un menor de 18 años de edad y por la convivencia preexistente”.

EL CASO

El caso que fue juzgado ocurrió el 17 de marzo del año pasado, entre las 19 y las 20, cuando la víctima, de 7 meses de edad, se encontraba recostado llorando en la cama de dos plazas del dormitorio de su madre al cuidado del imputado A.E.O., en el barrio LU4.

En el momento en que la madre del nene salió a comprar, el imputado, a sabiendas de que la madre no podía ingresar porque no tenía llaves, provocó diversas lesiones al menor de edad. Esas lesiones fueron calificadas como graves por la parte acusadora, debido a que pusieron en riesgo la vida de la criatura.

Seguidamente, entre el 21 y 25 de marzo del año pasado, se produjo un hecho de abuso sexual con los mismos protagonistas. Este último fue calificado como “lesiones graves, agravadas por haber sido cometidas con alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años y por la situación de convivencia preexistente”, en calidad de autor para A.E.O.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico