Condenaron a dos policías por el robo de teléfonos celulares

Se trata de Guillermo Díaz y Christian Arroyo. Recibieron prisión en suspenso e inhabilitación temporal para ejercer cargos policiales.

Los integrantes de la Policía del Chubut, Guillermo Díaz y Christian Arroyo, fueron llevados a juicio y declarados por el tribunal penalmente responsables del delito de “hurto simple, agravado por haber sido cometido por un miembro integrante de las fuerzas de policía” mientras que resultaron absueltos por el delito de “abuso de autoridad”.

En la audiencia de imposición de pena el fiscal solicitó seis meses de prisión en suspenso, más dos años de inhabilitación especial para ejercer la función policial, así como dos años de pautas de conducta, presentarse cada seis meses ante la Oficina de Control y abstenerse de relacionarse con las víctimas del delito. Mientras, los defensores de los imputados requirieron que se aplique el mínimo de pena establecido.

Finalmente el juez integrante del tribunal unipersonal dio a conocer su veredicto de pena. Dictó para Arroyo cinco meses de prisión en suspenso; un año y diez meses de inhabilitación especial para ocupar cargo policial, más reglas de conducta con presentaciones al Patronato de Control y prohibición de acercamiento a las víctimas por dos años.

Para Díaz dictó cuatro meses de prisión en suspenso; un año y seis meses de inhabilitación especial para ocupar cargo policial; más reglas de conducta con presentaciones al Patronato de Control y prohibición de acercamiento a las víctimas por dos años.

Presidió el debate el juez penal Martín Cosmaro. Por el Ministerio Público Fiscal asistieron Julio Puentes, fiscal general y Facundo Oribones, funcionario de fiscalía. Por la defensa de Guillermo Díaz actuó Mauro Fonteñez, defensor particular; en tanto que la defensa de Christian Arroyo la ejercieron Ivo Di Taranto y Claudia Torrecillas, de la defensa pública.

El caso ventilado en debate ocurrió el 1 de abril de 2018, alrededor de las 5.30, en circunstancias en que las dos víctimas se encontraban a bordo de un Renault 9 de color gris, en inmediaciones a la plazoleta Petroleros, del barrio Palazzo de Comodoro Rivadavia.

Según la imputación de la Fiscalía, se hicieron presentes el sargento primero Christian Aurelio Arroyo y el cabo primero Francisco Guillermo Díaz, quienes se movilizaban en un patrullero de la Comisaría Mosconi.

Después de exigirles a los ocupantes del Renaut 9 que descendieran del automóvil, registraron el vehículo sin orden judicial ni motivo habilitante, argumenta la Fiscalía. La parte acusadora también les imputó a los efectivos policiales haber sustraído dos teléfonos celulares pertenecientes a las víctimas. Posteriormente se encontró un teléfono celular en el interior del móvil policial, oculto debajo de una alfombra, detrás del asiento del conductor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico