Condenaron a radatilense por una millonaria evasión fiscal

Se trata de un comerciante de Rada Tilly que evadió más de 14 millones de pesos en conceptos de IVA e Ingresos Brutos. Recibió la condena de tres años de prisión en suspenso y 200 horas de trabajo comunitario gratuito.

Un comerciante de Rada Tilly fue condenado a tres años de prisión en suspenso y 200 horas de trabajo comunitario gratuito en una entidad de bien público por evadir más de 14 millones de pesos, el mayor monto en la historia de Chubut. Oscar Orlando Cárdenas González deberá concurrir cada tres meses a la Secretaría de Ejecución del Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia para dar cuenta de su conducta.

González fue denunciado en marzo de 2015 por la Administración Federal de Ingresos Públicos. Presentó declaraciones juradas de IVA inexactas de los períodos 2009 y 2010, y no presentó la de 2011 por $1.735.160,56, $ 2.518.889,99 y $3.477.556,72 respectivamente. Tampoco presentó la declaración de Ganancias de 2009 y 2010 por $3.488.997,13 y $3.205.546,96 respectivamente. La AFIP calculó que la deuda ascendió a $14.426.131,40.

En su declaración ante el TOF admitió la deuda pero la atribuyó al “descontrol” de su situación económica. Era un mayorista de lácteos con 12 personas y 3 vehículos para distribuir en los supermercados los productos de “La Serenísima”. Pero creció muy rápido en empleados, vehículos y depósitos. Abastecía la zona de Comodoro y el norte de Santa Cruz.

UN ROBO

En marzo de 2007 sufrió un gran robo. Rompieron las puertas de la oficina comercial, sacaron la caja fuerte y la perforaron con una amoladora. “Fue un golpe duro, se llevaron todo el dinero y los cheques. No tomó precauciones ni tenía seguro. Así comenzó la debacle”, describió.

Aseguró que la deuda con la AFIP no fue intencional. “Le generó preocupación y un estado psíquico difícil”. Obtuvo préstamos chicos de tres bancos. “Era imposible mantener la estructura laboral económica y nunca se capacitó ni tiene primaria terminada, se hizo a los ponchazos. La conflictividad lo lleva a buscar abogados, con más exigencias de la compañía y trabajo en tres turnos de 24 horas; las cosas no andaban como tenían que andar. La logística era el 59% y en otros países ronda el 33%, un costo laboral importante”. Intentó no despedir a nadie. “No lo pudo manejar, se desmadró y no pudo afrontar la situación”.

“La Serenísima” decidió no seguir con él. “Desarmó una empresa en 60 días y luchó hasta lo último tratando de salvar el negocio. Presentó prórrogas y no habrá escuchado los consejos de su contadora”. Hoy no tiene tarjetas de crédito ni cobertura médica. Indemnizó a 49 personas. “No le quedó nada, decidió pagar por la seguridad de su familia y de su persona”.

No informó a la AFIP los inconvenientes de 3 años. “La vorágine de trabajo era tremenda, no lo tomó en cuenta cuando pidió las prórrogas y guardó silencio, realmente se le pasó por arriba. El estado de su cabeza era malo”.

Cárdenas no pudo explicar la evasión. “Solucionaba problemas para poder seguir pagando salarios. Tiene una trayectoria y trató de hacer el bien”. La presión sindical siguió. “Camioneros lo prepoteó para que ponga choferes, le metieron un piquete 35 días y fue imposible trabajar”. Denunció al gremio y la causa no avanzó.

“No hizo declaraciones juradas por la situación desbordante. No sabe qué pasó. La responsabilidad era suya pero es muy difícil porque se movían 10.000 canastos por día y se perdió”. En agosto de 2016 pidió su quiebra. “Siente pena por lo que pasó y pide perdón, no tuvo la intención ni se quiso apoderar de algo que no es suyo”.

Según los inspectores de la AFIP, ante las primeras intimaciones el comerciante pidió prórroga para presentar los papeles. Incumplió dos veces. Intentaron notificarlo en domicilios vacíos: no estaba o ni lo conocían. No tenía teléfonos. Revisaron hasta 10 casas. Era 2013 y la inusual búsqueda duró dos meses. Tampoco hizo descargo alguno.

Entre 2005 y 2015, Cárdenas González acumuló 35 causas de ejecución fiscal. Llegó a ser titular de 8 vehículos y parte de un lote de 1.000 m2 en El Hoyo. Eso se embargó y parte se liquidó. No adhirió a ningún plan de facilidades de pago.

El juez Enrique Guanziroli consideró que la falta de presentación de Cárdenas y que no lo hayan encontrado “respondió a un mismo patrón ardidoso de comportamiento para eludir el pago”.

Mientras la AFIP lo buscaba, el evasor integró otras dos nuevas sociedades comerciales. “Hubo mucho más que simples incumplimientos o negligencias: fueron ocultaciones de libros, denuncias de variados domicilios fiscales donde no se lo encontraba reiteradamente, silencios que dilataron trámites hasta llegar a casi dos años”.

El fallo habló de “viejas mañas” de Cárdenas. Y es que aunque se mostróvíctima de “una debacle económica insostenible”, igual siguió generando ingresos sin dar explicaciones a la AFIP. “Su pretensión de que no tuvo la intención de evadir no es seria y razonable, y fue desmentida por su comportamiento reprochable”.

“Presentó declaraciones juradas engañosas con cifras carentes de veracidad o directamente omitiéndolas, denunció varios domicilios fiscales donde fue inhallable y pidió prórrogas para la dilación administrativa”, subrayó la sentencia. Todo demostró su propósito de “eludir o perturbar la actividad recaudadora de la AFIP, engañándola o tergiversando la deuda”.

Según publicó diario Jornada, no es que hubo mal asesoramiento: no lo buscó adrede. Tampoco pagó tarde ni corrigió errores.

“Hubo ocultamientos documentales, dilaciones injustificadas y liquidaciones sin respaldos”. Hubo declaraciones juradas falseadas para justificar su pretensión de pago y “lograr que el ente recaudador inadvirtiera el perjuicio”.

“Cárdenas realizó un despliegue intencionado de hechos externos para no pagar lo que correspondía, obteniendo un beneficio patrimonial ilegítimo que mantuvo en el tiempo (…) Esquivó su responsabilidad colocándose inhallable en diferentes domicilios fiscales, ocultó la documentación y provocó dilaciones infundadas en el procedimiento”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico